• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Policía Militarizada de Brasilia continúa huelga de brazos caídos (Foto: Archivo)

    Policía Militarizada de Brasilia continúa huelga de brazos caídos (Foto: Archivo)

Publicado 3 febrero 2014

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ordenó este domingo la adopción de “todas las medidas necesarias” para impedir que nuevas protestas afecten la realización del Mundial de Fútbol, luego que la Policía Militarizada de Brasilia y la Asociación Nacional de Policías Federales se declararan en huelga por tiempo indefinido.

La Dignataria exhortó a todas las fuerzas del Estado a “redoblar los esfuerzos para garantizar la seguridad del torneo”, el cual se disputará entre el 12 de junio y el 13 de julio próximos, en un total de 12 ciudades, y cuya inversión es de unos 640 millones de dólares.

De esta manera, el Gobierno central busca debilitar las manifestaciones populares que se han desarrollado durante las últimas semanas, en contra de la inversión destinada a la realización de la Copa del Mundo de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA).

Asimismo, la Administración de Rousseff desea evitar que vuelva a presentarse la misma situación que el año pasado, durante la Copa Confederaciones de la FIFA, cuando se originaron masivas protestas -algunas de ellas violentas- contra el evento deportivo.

Las declaraciones de la Presidenta tienen lugar justo cuando la la Policía Militarizada de la capital anunció que continuaría su huelga de brazos caídos, a pesar de que ésta fue declarada ilegal por la Justicia.

Precisamente, cientos de personas se movilizaron este domingo en Brasilia, frente al domicilio del gobernador Angelo Queiroz, rechazando el aumento de la violencia en las últimas semanas. El funcionario calificó como "cobardes" a policías que fueron grabados festejando que los asesinatos se hayan incrementado en un 37 por ciento.

En ese contexto, la Asociación Nacional de Policías Federales advirtió que "existe la posibilidad cierta" de que lleve a cabo un paro nacional. El vicepresidente del organismo, Luis Baldens, detalló que "fue decidido la semana pasada por las 27 organizaciones (gremiales) y la dirección nacional".

"Decidimos cambiar la forma de negociación con las autoridades" porque "el gobierno insiste en dar aumento salarial sin atender otras demandas" y "siempre posterga la respuesta a nuestras demandas", agregó Baldens.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.