• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Una serie de acusaciones de corrupción sin fundamentos contra Lula y Rousseff conjugan un golpe suave que busca poner fin al Gobierno y erradicar al PT del escenario electoral.

Una serie de acusaciones de corrupción sin fundamentos contra Lula y Rousseff conjugan un golpe suave que busca poner fin al Gobierno y erradicar al PT del escenario electoral. | Foto: EFE

Publicado 11 marzo 2016

La mandataria brasileña señaló que la medida del Ministerio Público de Sao Paulo contra Lula da Silva "pasó todos los límites".

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en una rueda de prensa manifestó su repudio por los ataques contra el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva por no tener base legal ni jurídica.

"El gobierno repudia el acto practicado contra el expresidente Lula. No tiene base legal ni jurídica", dijo Rousseff, quien pese a la presión de la oposición, aseguró que no renunciará.

Ante la posibilidad de un inminente arresto al exmandatario, en las últimas horas han cobrado fuerza las versiones acerca de un ofrecimiento de Rousseff a Lula da Silva para designarlo ministro suyo, lo que le garantizaría inmunidad judicial.  

"Sería un orgullo tener al presidente Lula en mi gobierno porque es una persona con experiencia, (y) gran capacidad política", subrayó. 

>> Los objetivos ocultos de la acusación contra Lula da Silva

Trascendió que la mandataria le habría ofrecido la jefatura de Gabinete, pero que él se resistió a aceptarla porque sería una suerte de reconocimiento de culpa.

Fuentes cercanas al Ejecutivo de Brasil señalaron que Lula prefería tomar una decisión al respecto la próxima semana, después de que este domingo se realice en todo el país la "mega manifestación" convocada por los grupos civiles Movimiento Brasil Libre y Vem Pra Rua, a favor de iniciar un proceso de impeachment a Rousseff en el Congreso.

El llamado es apoyado por las principales fuerzas de la oposición, liderada por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB). 

No renunciará 

Rousseff al ser consultada sobre si evaluaba la posibilidad de una renuncia para aplacar la crisis política que sufre su gobierno, señaló que consideraba esa cuestión "una ofensa" y que no tenía pensado dejar el poder.

"Nunca. Nunca. Eso es una invención. No tengo el menor interés, la menor propensión. No hay ninguna justificación. Para mí eso es inclusive una ofensa. Por favor den fe que no estoy con cara de quien va a renunciar. Quien quiere mi renuncia necesita proceder de acuerdo a la Constitución", aseveró.

"No renuncio sin que haya motivo para eso", precisó Dilma Rousseff, quien ya el año pasado encargó un proceso de juicio político en el Congreso debido a la manipulación de las cuentas fiscales, presuntamente para ocultar el déficit.

En contexto
Desde que salió a la luz pública el caso de corrupción en Petrobras, la oposición brasileña pretende vincular a la presidenta Dilma Rousseff y a los miembros del PT en este caso para solicitar su destitución.
A juicio del periodista y sociólogo brasileño Laurindo Leal, la derecha de su país está jugando todas sus cartas para sacar del poder al Partido de los Trabajadores (PT), tras el anuncio hecho por el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva de volver a lanzarse como candidato en las próximas elecciones presidenciales.
La oposición implementa acciones como querer vincular a Rousseff y a Da Silva en el caso de corrupción de Petrobras, pero sus acciones no han salido como lo esperaban.
Así quedó demostrado luego de que la comisión parlamentaria brasileña, encargada de la investigación de corrupción en la petrolera estatal, eximiera a ambos líderes de toda responsabilidad en el caso al no encontrar pruebas en su contra. 

>> Lula da Silva: "Brasil no debe más nada, ahora es acreedor"


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.