• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
"Lo que antes era inconformismo, se transformó en un deseo de retroceso político y eso tiene un nombre: eso es golpismo de manera abierta".

"Lo que antes era inconformismo, se transformó en un deseo de retroceso político y eso tiene un nombre: eso es golpismo de manera abierta". | Foto: EFE

Publicado 14 octubre 2015

La presidenta de Brasil asegura que el intento de acortar su mandato es un deseo de retroceder políticamente.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, denunció y rechazó la incesante actitud golpista por parte de la oposición en esa nación, que defiende la apertura de un juicio político con miras a su destitución, con la finalidad de llegar al poder con argumentos artificiales.

En medio de un discurso pronunciado este martes durante el 12 congreso de la Central Única de los Trabajadores (CUT), el mayor gremio de ese país, la mandataria se mostró contundente contra quienes buscan acortar su mandato "sin hechos jurídicos", al tiempo que acusó a la oposición de querer expandir el odio y la intolerancia en Brasil.

Lea también→ Rousseff: Oposición quiere llegar al poder con golpe de Estado

Rousseff se pronunció a favor de la democracia y de su mandato y aseguró que no les teme a los golpistas y sus partidarios porque ha luchado toda su vida por la libertad.

“Si es necesario, voy de nuevo al combate por la democracia brasileña”, dijo.

En la actividad estuvieron presentes los expresidentes de Brasil, Luis Ignacio Lula da Silva y de Uruguay, José Mujica, el líder nacional del Partido de los Trabajadores (PT), Rui Falcao y unos 2 mil 500 delegados y delegadas del frente.

En un contexto en el que magistrados del Supremo Tribunal Federal (STF) invalidaron intentos de opositores y del líder de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, de tramitar propuestas de juicio político en contra de Rousseff, la mandataria lamentó el deseo de esas personas de retroceder políticamente.

"Lo que antes era inconformismo, se transformó en un deseo de retroceso político y eso tiene un nombre: eso es golpismo de manera abierta", resaltó.

Asimismo, puntualizó que Brasil atraviesa por una "crisis política seria" y necesita estabilidad para reanimar su economía y volver a crecer con justicia social.

Vea aquí→ Brasil: oposición intensifica campaña contra Dilma Rousseff 

De igual manera, recordó que fue elegida democráticamente por el pueblo para ocupar la presidencia, por lo que cuenta con la legitimidad para defender la Constitución y continuar con el proceso de emancipación del pueblo, para hacer de ese territorio un país de oportunidades.

"Como siempre he sido parte de los movimientos sociales en estas luchas, sé que la CUT continuará en las peleas que todos apreciamos a lo largo de nuestra historia, a mi lado, en defensa de la democracia y los derechos de los brasileños", exclamó.

Rousseff llamó a representantes gremiales a sumarse al combate contra el pesimismo y la intriga política.

EN CONTEXTO 
En la actualidad, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff se enfrenta a una campaña de desestabilización, encabezada por su contendor en las pasadas elecciones presidenciales Aécio Neves.
La ultraderecha en Brasil alega que Rousseff cometió actos de corrupción junto a otros miembros del Partido de los Trabajadores (PT), en el caso Petrobras.
Senadores del Congreso han denunciado el uso de influencia política por parte del Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU), organismo que alega que Rousseff presuntamente forjó cuentas administrativas en 2014.
Tales acusaciones desconocen que fue el propio Gobierno brasileño el que inició las investigaciones sobre el caso de Petrobras y no prestan oídos al apoyo de diversos movimientos sociales a la mandataria. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.