• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Para Dilma lo que está en juego en este momento en Brasil es la definición de cuales sectores sociales pagaran por la crisis.

Para Dilma lo que está en juego en este momento en Brasil es la definición de cuales sectores sociales pagaran por la crisis. | Foto: EFE

Publicado 24 agosto 2016

Rousseff se enfrenta a un momento decisivo en el que los parlamentarios decidirán si es sometida o no a juicio político. Dilma aseguró que irá al Senado a defender la democracia.

La separada presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, dejó en claro al pueblo que es una mujer que cree en la democracia y que la mejor manera para defenderla es a través de la lucha diaria, por ello, aseguró que asistirá al Senado para confrontar el debate y poder combatir el golpe parlamentario.

Así lo manifestó la mandataria cuando faltan pocas horas para que se dé la votación final del juicio político que la oposición brasileña busca implementar en su contra.

>> Rousseff: Voy al Senado porque creo en la democracia de Brasil

La mandataria separada de su cargo dio estas declaraciones bajo un contexto en el cual explicaba por qué el proceso en su contra puede ser entendido como golpe. “Si entendemos el régimen democrático como un árbol, el golpe militar es un hacha. Ahora, los golpes parlamentarios actúan como parasitos”.

“Yo luché toda mi vida. Contra la tortura, contra el cáncer, y, ahora continuaré luchando por la democracia”, destacó.

Rousseff participó en el “Acto Contra el Golpe”, que se efectuó en la noche del martes en São Paulo.

El evento fue promovido por los frentes Brasil Popular y Pueblo sin Miedo – articulaciones nacidas en 2015, que reúnen diversas entidades – contó con la presencia de representantes de más de 40 organizaciones sindicales, estudiantiles, feministas, de negros y campesinos.

En contexto
El juicio político contra Dilma Rousseff entra en su fase definitiva entre el 25 y el 29 de agosto. Será el lunes 29 cuando Rousseff intervenga en calidad de acusada para presentar su defensa.
Si Rousseff es declarada inocente ella podrá retomar sus funciones. Si Rousseff es considerada culpable, ella será destituida e inhabilitada por ocho años y el Gobierno de Temer podría mantenerse en el poder hasta fines de 2018 o convocarse a elecciones anticipadas.
Mientras esto ocurre, Brasil es comandando por Michel Temer, quien ha sido acusado de golpista y de entablar un Gobierno ilegítimo, tras una gran conspiración que concluyó con la aprobación de un proceso judicial que apartó a la mandataria constitucional Dilma Rousseff de sus funciones el pasado 12 de mayo.
Desde que Temer asumió la jefatura de Estado, de forma provisional, su mandato ha estado marcado por políticas de privatizaciones y recortes, algo que aumenta el descontento popular.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.