• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El delegado de la Cruz Roja afirmó que en Rakhine los niveles de violencia disminuyeron, aunque la situación continúa siendo una emergencia humanitaria.

El delegado de la Cruz Roja afirmó que en Rakhine los niveles de violencia disminuyeron, aunque la situación continúa siendo una emergencia humanitaria. | Foto: EFE

Publicado 27 octubre 2017

Según fuentes de la Cruz Roja, los refugiados rohingyas siguen desplazándose debido a que "la gente ha perdido confianza en el futuro, está asustada".

La Cruz Roja alertó este viernes que los refugiados rohingyas desplazados a Bangladés tras la reciente ola de violencia, no pueden retornar a Myanmar sin que que antes se restablezca un mínimo de confianza entre las comunidades.

Según cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en los campos de refugiados de Bangladés se encuentran alrededor de 603.000 personas, de las que miles necesitan ayuda humanitaria.

Fabrizio Carboni, jefe de la delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Myanmar, afirmó que en Rakhine los niveles de violencia disminuyeron, aunque la situación continúa siendo una emergencia humanitaria "seria".

El delegado rindió sus declaraciones a medios internacionales desde Rangún, después de visitar las zonas de Rakhine y dijo que "la gente está traumatizada por lo que ocurrió".

>>ONU y Bangladés recaudan fondos para ayudar a los rohingyas

"La violencia parece pasada y estamos en otra fase de la crisis (...) de trauma de las comunidades que no tienen confianza para salir de su pueblo, ir al campo, a pescar. Están todos encerrados en sus pueblos", expresó Carboni.

Debido a la situación presentada los Estados de Bangladés y Myanmar establecieron está semana un acuerdo que tiene como propósito finalizar el flujo de refugiados que salen de Myanmar y repatriar a los que ya lo hicieron en los últimos días.

Sin embargo, Carboni asegura que el flujo de salida continúa porque "la gente ha perdido confianza en el futuro, está asustada", además señaló que antes de una repatriación se debe abordar la crisis entre la minoría musulmana y la mayoría budista rakhine.

"El retorno si es voluntario y en condiciones decentes es siempre una cosa positiva. El desafío es la coexistencia pacífica entre comunidades", dijo el delegado de CICR.

Carboni insistió en que esta solución política al conflicto debe seguir a la gestión de la emergencia humanitaria que la Cruz Roja realiza en ambos lados de la frontera.

>>Niños representan 58% de los desplazados rohinyás, dice Unicef

"A corto plazo hay esta necesidad de alcanzar a la población en el norte de Rakhine pero después CICR cuenta con un proceso político que resuelva esta situación", dijo Carboni.

En Myanmar el Ejército inició una ofensiva como medida de respuesta a un ataque que realizó un grupo armado insurgente rohingya que desató una oleada de violencia, calificada por el Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU como una limpieza étnica manual.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.