• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los avances continuarán con Morales y García Linera al frente del Gobierno.

Los avances continuarán con Morales y García Linera al frente del Gobierno. | Foto: EFE

Publicado 24 febrero 2016

Analistas políticos afirman que el triunfo del No de ningún modo influye en la continuidad de la gestión de Morales, ni determina el fin de un Gobierno de inclusión. Al contrario, reanuda la lucha de los pueblos.

El No resultó ganador en el referendo constitucional de Bolivia con 51,31 por ciento de los votos, según el informe del Tribunal Electoral Supremo electoral (TSE), y dejó sin efecto los deseos de buena parte de la población de postular al actual mandatario, Evo Morales, y al vicepresidente, Álvaro García Linera a los comicios de 2019. 

Más de 6,5 millones de votantes fueron llamados a acudir a las urnas en medio de una campaña considerada sucia por el Ejecutivo boliviano para opacar los logros alcanzados en 10 años de gestión del primer presidente indígena del país.

Sin embargo, la propuesta del Movimiento al Socialismo (MAS) se hizo con el triunfo en importantes departamentos, entre ellos La Paz, sede del Gobierno, donde el Sí obtuvo 55,53 por ciento, ante 44,47 por ciento del No.

La opción por la reforma parcial de la Constitución se impuso con 52,3 por ciento, frente al 47,97 en Oruro; mientras que en Cochabamba, 55,01 por ciento de los votantes apoyaron la modificación de la Carta Magna, ante a 44,99 por ciento que se pronunciaron en contra.

Aunque el apoyo a las políticas de Morales se mantiene en más de 50 por ciento, de acuerdo con las últimas encuestas, la avasallante treta de los medios de comunicación de oposición a favor de los intereses de políticos conversadores, no dio tregua al objetivo de movimientos sociales, clase obrera, y comunidad indígena para consolidar la Revolución cultural y democrática que levantaron junto a Evo en 2009 con la refundación de la patria. 

La Constitución de Bolivia impulsada por Evo reconoce y reivindica los "usos y costumbres de los pueblos" para la elección de diputados y la administración de la justicia. Da voz a los pueblos originarios como parte fundamental de la sociedad.  

Organismos multilaterales que acompañaron este proceso electoral ratificaron la transparencia y calidad. La región puso sus ojos en el país andino para ser testigo de otra manifestación del pueblo boliviano y reafirmó su carácter democrático.

>> Constitución de Bolivia no será reformada

“La mejor estrategia para el Gobierno es destacar la estabilidad (un bien apreciado en un país históricamente inestable), asociada con las políticas sociales y la entrega de recursos (…) de los que se ha beneficiado una parte importante de la población”, asegura el analista político paceño Jorge Lazarte. 

En ese sentido, García Linera, ha reiterado que los pueblos originarios tienen garantía de que "nunca más habrá una Bolivia sin los pueblos indígenas, pues ellos deben participar en la gestión de los asuntos públicos y en el ejercicio del poder".

Los ataques de los medios de comunicación derechistas de Bolivia activaron la participación de movimientos sociales para incrementar el respaldo a Morales. La consigna del pueblo atrajo el apoyo internacional. Activistas de Ecuador y Argentina se sumaron a las actividades por el Sí hasta en las redes sociales. 

>> Bolivia víctima de una campaña mediática internacional

 

 

 

"El No ha buscado exponer el peligro que significaría para la democracia que el Presidente y el Vicepresidente se mantengan por tanto tiempo en el Gobierno, especialmente tras el estallido de los casos de corrupción (...) el presidente criticado por un presunto tráfico de influencias luego de que se revelara que fue pareja de Gabriela Zapata,  una alta ejecutiva de la empresa china CAMC, que se adjudicó contratos con el Estado por 500 millones de dólares", subrayó Lazarte, quien estima que la oposición busca acorralar a Morales. 

El jefe de Estado recalcó que pese al triunfo del No la lucha continúa y García Linera, llamó a la derecha de su país a no caer en triunfalismos y a respetar el voto rural, que le ofrece una clara ventaja a la opción del Sí.

Por otro lado, el Ejecutivo alertó acerca de que la oposición usa las redes sociales para tumbar gobiernos. 

"Tal vez en el futuro va a ser importante debatir este asunto de las redes sociales, en algunos países con mala información tumban gobiernos, perjudican a su país si hay confrontación", dijo Morales en rueda de prensa.

Según voceros del Gobierno boliviano la oposición de ese país se valió de Facebook y Twitter para promover el rechazo de la modificación parcial de la Constitución. "Cómo por una cuestión de codicia, de envidia, de intereses de carácter sectorial o intereses ajenos a los intereses de Bolivia se puede hacer mentira, calumnia para dañar a Bolivia, porque finalmente no se está haciendo daño a Evo", apuntó.

Bolivia ha sido blanco de planes orquestados con el apoyo de la derecha internacional para limitar el mandato de Morales y con ello acabar con el sueño de la Latinoamérica unida de las naciones progresistas de la región. 
Tal como el país andino, Venezuela, Brasil y Ecuador han sido víctimas de la estrategias de la derecha para tergiversar los logros de cada Gobierno frente a la opinión pública. Según analistas, la idea en que en estos país la derecha vuelva a tener el dominio.

Comentarios
1
Comentarios
Acaso deberiamos hacer como en EU y fundar una sucursal del partido MAS que se llame de otra manera, y así turnarlos a ambos cada período presidencial por los próximos 160 años.
Nota sin comentarios populares.