• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Algunos refugiados han esperado hasta 15 meses la respuesta del Estado alemán.

Algunos refugiados han esperado hasta 15 meses la respuesta del Estado alemán. | Foto: Reuters

Publicado 23 febrero 2017

Alemania no ha dado respuestas a más de 50.000 refugiados sobre su petición de asilo.

La Oficina Federal para Migración y Refugiados (BAMF, por su sigla en alemán) tarda 8.1 meses en procesar y dar respuesta a las solicitudes de asilo a los refugiados en Alemania. 

De acuerdo a lo publicado este jueves por los medios alemanes, en el último trimestre de 2016 la media para dar respuesta sobre la aprobación o no del asilo era de ocho meses, en 2015 el promedio era de alrededor de cinco meses.

>> Alemania propone agilizar la deportación de refugiados

La BAMF tampoco ha agilizado y cerrado los "casos atrasados", según se desprende de la respuesta del Ministerio del Interior a una interpelación de la portavoz de Asuntos del Interior del grupo parlamentario de la Izquierda, Ulla Jelpke.

"En la práctica, en 2016 los solicitantes de asilo tuvieron que esperar más de un año a una resolución de la BAMF", criticó Jelpke en unas declaraciones a medios alemanes, la diputada agregó que muchos refugiados viven años sumidos en la incertidumbre y obligados a la inactividad.

A finales de 2016, un total de 58.848 personas llevaban más de 18 meses esperando una respuesta de la BAMF  a su petición de asilo, frente a 46.606 "casos atrasados" a finales de 2015. Además, entre el día de llegada a Alemania y la fecha de presentación de la solicitud, los peticionarios tuvieron que esperar el año pasado una media de más de cinco meses.

Los refugiados procedentes de Somalia, Turquía y Rusia son los que tienen que esperar muy por encima de la media a conocer una respuesta a su demanda: 17,3, 16,3, y 15,6 meses respectivamente, frente a los 3,8 meses en el caso de los refugiados sirios.

>> Ultraderechista holandés promete expulsar a “escoria marroquí"

Ulla Jelpke dijo "eso es totalmente inadmisible para los afectados y supone una enorme carga para su integración". Sobre la aprobación en Consejo de Ministros de nuevas medidas en contra de los refugiados señaló: "En lugar de endurecer la ley, habría sido necesarias regulaciones más efectivas para disminuir la carga de la BAMF".

En sus declaraciones, la política condenó la situación referente a los menores que llegan al país sin sus padres “en 2016 casi 650 menores no acompañados fueran rechazados en las fronteras alemanas no es compatible con la prioridad del bien del menor según la Convención sobre los Derechos del Niño de la ONU”.

Durante el 2016 llegaron a Alemania un total de 8.486 menores no acompañados, de los cuales 278 eran de Afganistán. En 2015, solo 31 niños y niñas fueron deportados por las autoridades alemanas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.