• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La decisión del mandatario estadounidense dividió a las esferas políticas del país norteamericano.

La decisión del mandatario estadounidense dividió a las esferas políticas del país norteamericano. | Foto: Reuters

Publicado 16 junio 2017

El prestó declaraciones sobre endurecimiento de las políticas impulsadas por el expresidente Barack Obama y el mandatario cubano, Raúl Castro sobre el acercamiento de posturas entre Estados Unidos y Cuba.

El presidente estadounidense Donald Trump viajó este viernes a Miami para anunciar un endurecimiento en las políticas entre Cuba y Estados Unidos, luego de que la anterior administración de Barack Obama iniciara acercamientos con la isla.

En febrero, la Casa Blanca señaló que las políticas hacia Cuba eran sometidas a revisión, lo que ocasionó la especulación de que podría estar en marcha una revocación general de lo llevado a cabo por el expresidente Obama.

>> Trump pone fin a viajes particulares a Cuba y promete fortalecer el bloqueo

Durante la campaña electoral, Trump prometió deshacer la política de Obama de acercarse a Cuba, decisión apoyada por muchos cubanos residentes en el país norteamericano y que ha decidido ejecutar este viernes.


Con el endurecimiento de las políticas, ¿qué cambiará?

La reversión de las políticas de la anterior administración afectaría un total de 26 acuerdos que han sido firmados, entre 2015 y 2017 con La Habana, en el marco del acercamiento entre ambas naciones impulsado por Obama y el presidente cubano, Raúl Castro.

Además, con la aprobación de esta medida, resultarían las aerolíneas, las operadoras de cruceros y la industria turística los sectores más afectados, luego de un auge masivo experimentado en el turismo entre ambas naciones, que significó un aumento dramático de los vuelos y cruceros.

>> Incrementa 145 % los visitantes de EE.UU. a Cuba en 2017

De revertirse la política de apertura, la economía estadounidense sufriría pérdidas por 6.600 millones de dólares en los próximos cuatro años y 12.295 empleos en todo el país se verían afectados, según un estudio divulgado por el grupo Engage Cuba.

Para el analista político, Patricio Zamorano, este anuncio de Trump es "un mensaje populista, que responde a los sectores mas radicales del anticastrismo".

"Es preocupante como el acuerdo refuerza el tema del bloqueo, que mantendrá en entredicho la economía cubana por varios años", señaló Zamorano.

Asimismo, el analista manifestó que se trata de un "acuerdo ilógico", ya que "solo ataca al Gobierno cubano".

Por otra parte, para el analista cubano Esteban Morales, el bloqueo "se ha desprestigiado y se ha visto que es totalmente inoperante".

"Más del 65 por ciento de la comunidad cubana en Estados Unidos están en desacuerdo en mantener el bloqueo", sostuvo Morales.


Washington, dividido

La decisión generó controversia en la arena política. El senador Marco Rubio y el representante Mario Diaz-Balart, ambos de origen cubano, representan el sector que más presionó a la administración Trump para deshacer algunas partes de las políticas de Obama.

"Confío plenamente en que el presidente va a cumplir su palabra y sus promesas", dijo Diaz-Balart, en recientes declaraciones para  medios de comunicación locales.

EEUU EFE
Las relaciones entre Estados Unidos y Cuba fuero retomadas desde diciembre de 2014.

Sin embargo, varios miembros del Congreso que están a favor de estrechar lazos con Cuba, exhortaron al mandatario norteamericano a mantener el acercamiento llevado a cabo por Obama. El pasado mes, 54 senadores presentaron una ley para repeler todas las restricciones de viajes hacia Cuba, en una muestra del apoyo al deshielo en el Capitolio.

En esa línea, varios senadores se reunieron este miércoles con el consejero de Seguridad Nacional, el general H.R. McMaster para solicitar a la Casa Blanca que no haga ningún cambio con el argumento de que la iniciativa de Obama "benefició tanto a ciudadanos estadounidenses como a los cubanos y la economía estadounidense".

crucero cubadebate
Durante 2016, zarpó hacia Cuba el primer crucero proveniente de Estados Unidos en más de 50 años.

"Si Estados Unidos revierte su posición al aislamiento diplomático, cultural y económico, Cuba podría volverse a convertir en un estado aliado de las naciones que ven los intereses de Estados Unidos contrarios a los suyos", escribieron los senadores republicanos Jeff Flake de Arizona, Mike Enzi de Wyoming y John Boozman de Arkansas, que citaron las operaciones de contraterrorismo, el control fronterizo y la prohibición de drogas.

A pesar de la frecuencia de las fugas de información en la Casa Blanca desde que Trump llegó al poder, apenas han surgido indicios sobre de qué manera se inclina el presidente en sus nuevas políticas hacia la isla.

>> Conozca qué cosas no puede hacer Cuba por el bloqueo de EE.UU.

Por otra parte, a los cubano-estadounidenses más conservadores de Miami les gustaría ver restricciones específicas a los miembros del gobierno cubano que reciben algún tipo de beneficios económicos de negocios estadounidenses y al liviano control financiero.

Desde que Obama inició el acercamiento, las compañías estadounidenses empezaron a explorar oportunidades de negocios en Cuba, desde hoteles a empresas de telefonía e internet.

Igualmente, Trump  continuo con la linea impuesta de condenar a  Cuba por su presunto historial de derechos humanos, el tema más vulnerable de la isla. Aunque el número de presos políticos a largo plazo en Cuba ha disminuido,la ONG, Human Rights Watch sostiene que "los arrestos arbitrarios a corto plazo de defensores de derechos humanos, periodistas independientes y otros han aumentado dramáticamente en los últimos años".


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.