• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La Base Naval de Guantánamo ha sido criticada por tratarse de un polo de poder que EE.UU. tomó ilegalmente.

La Base Naval de Guantánamo ha sido criticada por tratarse de un polo de poder que EE.UU. tomó ilegalmente. | Foto: EFE

Publicado 17 julio 2015

Cuba y Estados Unidos reabrirán embajadas el próximo 20 de julio después de más de 50 años, sin embargo, aún quedan muchas brechas por cerrar para que los vínculos entre ambos países sean normales. Te mostramos lo que falta para la normalización de las relaciones:

Estados Unidos debe devolver Guantánamo a Cuba


Desde hace más de un siglo Estados Unidos ocupa ilegalmente el territorio cubano con la Base Naval de Guantánamo, producto de una imposición del país norteamericano y aceptada por el entonces presidente de cuba, Tomás Estrada.

Las relaciones entre los dos países no pueden ser normales si Estados Unidos ejecuta una ocupación ilegal en la mayor de las Antillas. Según la convención internacional sobre derecho de tratados de 1969 es "nulo todo tratado cuyo consentimiento se alcance con la amenaza o uso de la fuerza", tal como ocurrió en la ocupación de Guantánamo.

Esta base ilegal se convirtió en un centro de torturas y violaciones de derechos humanos. Desde 2002 la usan como una cárcel política para detener a miembros de Al Qaeda, talibanes capturados en la invasión a Afganistán y otros detenidos productos de la llamada “lucha contra el terrorismo”.

El cierre de la cárcel en la Base Naval de Guantánamo fue una de las promesas de campaña del presidente estadounidense Barack Hussein Obama en 2008, que hasta el momento no ha podido cumplir.

No obstante, lo que constituye una acción indispensable para la normalización de las relaciones entre ambos países es la devolución total del territorio ocupado ilegalmente. Sin embargo, nunca se ha hablado de devolver dicho territorio.

Estados Unidos debe eliminar los programas de subversión contra Cuba


Estados Unidos debe comprometerse a cesar las transmisiones radiales hacia Cuba y eliminar los programas destinados a promover la subversión interna contra la revolución cubana, que históricamente ha ejecutado y financiado.

En 2013 la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por su sigla en inglés) reveló por accidente un programa subversivo con un financiamiento de 6 millones de dólares para enviar documentos a diplomáticos norteamericanos en La Habana.

Ese fondo iba destinado también a al menos 20 organizaciones que entrenaban a opositores en el país caribeño con el objetivo de desestabilizar el Estado. Brindaban a los opositores la oportunidad de viajar al exterior y adiestrarse en el campo de la subversión.

 

Levantar el bloqueo comercial, económico y financiero


El Gobierno liderado por Raúl Castro espera que estados unidos compense al pueblo cubano después de los daños políticos y económicos provocados por las políticas de Estados Unidos. El bloqueo ha ocasionado pérdidas de cerca de 120 mil millones de dólares a cuba en 55 años.

Durante ese período, Cuba ha denunciado el acoso financiero de Estados Unidos, que afecta a todos los sectores del país. En el área de salud, había equipos tecnológicos de especialidades como cardiología, tomografía y ginecología que cuba no podía adquirir por las restricciones de Estados Unidos.

Si el bloqueo se levanta, Cuba podría comercializar productos tradicionales de exportación como el azúcar, el ron, el tabaco y el níquel, así como exportar servicios, acceder a la tecnología de punta que poseen empresas estadounidenses y tener un mayor nivel de inversión extranjera.

 

¿Cómo se levantaría el bloqueo? Este constituye uno de los puntos más complejos en el camino a la normalización de las relaciones, debido a que para levantar el bloqueo no basta una decisión ejecutiva del presidente estadounidense, sino que es necesaria la aprobación del Congreso, que en la actualidad es de mayoría republicana, bando político que históricamente ha apostado por el bloqueo comercial contra Cuba.

En el Congreso hay varios actores políticos que promueven la continuidad del bloqueo: Robert Menéndez, senador demócrata de Nueva Jersey; y Marco Rubio, senador republicano de Florida y precandidato presidencial por su partido.

Ambos son descendientes de cubanos y encabezan la campaña contra el levantamiento del bloqueo comercial, económico y financiero. Además, han sido miembros activos del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, fundamental al momento de tomar decisiones en política internacional.


Comentarios
1
Comentarios
Lo que falta son buenas intenciones por parte del imperio enemigo de la humanidad. EEUU tiene un plan B, pero Cuba lo sabe de sobra, y a Cuba no le asusta este nuevo reto con esos psicópatas chicago boy’s…..
Nota sin comentarios populares.