• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El presidente venezolano se reunió con sus ministros para continuar el plan de Gobierno de calle (Foto: @VillegasPoljakE)

El presidente venezolano se reunió con sus ministros para continuar el plan de Gobierno de calle (Foto: @VillegasPoljakE)

Publicado 22 abril 2014

El presidente ruso Vladimir Putin firmó el lunes un decreto que rehabilita y restablece los derechos de las minorías étnicas de Crimea - tártaros, armenios, alemanes, griegos y demás- quienes padecieron persecuciones y tratos crueles durante el gobierno de Joseph Stalin por su presunta colaboración con la Alemania Nazi en la Segunda Guerra Mundial.

Los tártaros de Crimea representan alrededor del 12 por ciento de la población, equivalente a unas 300 mil personas. Tras la deportación estalinista, los tártaros estuvieron apartados de Crimea por 50 años y solo pudieron regresar después de la disolución de la Unión Soviética.

"He firmado un decreto para la rehabilitación de los tártaros de Crimea, a la población armenia, los alemanes, los griegos y todos aquellos que sufrieron durante la represión de Stalin”, informó el mandatario ruso.

El decreto se produjo como efecto de la petición del presidente de la república rusa de Tatarstán, Rustam Minnijánov, quien propuso aplicar a los perseguidos por Stalin la Ley sobre la Rehabilitación de los Pueblos Represaliados aprobada el 26 de abril de 1991 por el Consejo Supremo de la Unión Soviética.

"Debemos hacer todo lo posible para que el proceso de reintegración con la Federación de Rusia conlleve la rehabilitación y la restauración de los derechos legales y los intereses de los tártaros de Crimea", comentó el presidente cuando adelantó la semana pasada su intención de proseguir con la medida.

Un poco de historia

Los tártaros son los pueblos turcos que históricamente ocupaban territorios de Europa Oriental y Siberia, pero ahora se encuentran dispersos en varios países.
De acuerdo con la estadística soviética, unos 20 mil tártaros de Crimea colaboraron con las tropas fascistas mientras estas ocupaban la región. El hecho de que entre los años 1941 y 1945 más de 35 mil tártaros de Crimea sirvieran en las filas del Ejército Rojo y la mayor parte de la población civil apoyara activamente a los grupos guerrilleros locales no fue hecho público por las autoridades.

En mayo de 1944 empezó la deportación: 228 mil 543 personas tuvieron que abandonar sus hogares, 191 mil 014 de ellas tártaros, prácticamente toda la etnia en ese momento. Les trasladaron para poblar lugares determinados y anunciaron que un intento de huir de esos sitios sería castigado con 20 años de labores forzadas. Los militares también resultaron deportados tras dejar el Ejército Rojo al acabar la guerra. Un mes después, en junio de 1944, deportaron a los armenios, búlgaros y griegos.

De acuerdo con la cifra oficial soviética, hasta el 25 por ciento de los deportados murieron en el lugar de su exilio entre 1944 y 1945 por hambre y problemas de salud. Los defensores de los derechos de los tártaros de Crimea calculan que el número de víctimas en realidad asciende a un 46 por ciento.

En 1956, cuando Nikita Jruschov quien lideró la Unión Soviética después de la muerte de Iósif Stalin, permitió a todas las minorías étnicas de Crimea volver a casa, con la única excepción de los tártaros. Estos pudieron empezar a volver a Crimea en 1989, después de iniciarse la perestroika, el proceso de reformas lanzado por el primer y último presidente de la URSS, Mijaíl Gorbachov. Los problemas básicos de los tártaros que regresaron a su patria fueron el desempleo masivo y la imposibilidad de reclamar las tierras que poseían anteriormente o solicitar una recompensa por ellas. Hoy en día en Crimea residen unos 250 mil tártaros


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.