• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Agencias de calificación crediticia redujeron la nota de Puerto Rico a categoría "basura" (Foto: Archivo)

    Agencias de calificación crediticia redujeron la nota de Puerto Rico a categoría "basura" (Foto: Archivo)

  • El gobernador Alejandro García Padilla presentó esta semana un plan de control fiscal (Foto: Archivo)

    El gobernador Alejandro García Padilla presentó esta semana un plan de control fiscal (Foto: Archivo)

Publicado 12 febrero 2014

La economía de Puerto Rico se contrajo en diciembre de 2013 por decimotercer mes consecutivo en términos interanuales, mientras el Gobierno planea vender tres mil 500 millones de dólares en “bonos basura” -así los calificaron las tres grandes agencias crediticias- para pagar o refinanciar sus deudas más apremiantes.

Por un lado, el Banco de Desarrollo del Gobierno expone que su índice de actividad económica, que registra el empleo, las ventas de gasolina y otros indicadores de la isla, declinó a 124,5 en diciembre, un 5,2 por ciento por debajo de su nivel de diciembre del 2012.

En la comparación mensual, la economía puertorriqueña se contrajo uno por ciento frente a noviembre, según datos del Gobierno que sugieren que la Isla “no está más cerca de salir de una recesión de varios años”.

Precisamente, Puerto Rico ha estado en recesión o al borde de ella durante ocho años, debido a que se ha visto afectada por una pérdida de respaldo económico del Gobierno Federal de Estados Unidos, recortes en el gasto del Ejecutivo puertorriqueño y altos precios del petróleo.

Estos datos son revelados después de que las tres principales agencias de calificación crediticia -Standard & Poor's, Moody's Investors Services y Fitch Ratings- redujeron la nota de Puerto Rico a categoría "basura" y podrían aumentar las preocupaciones sobre la capacidad de autofinanciamiento del estado asociado de EE.UU.

Aunque los bonos llevan meses negociándose a intereses típicos de bonos "basura" o "chatarra", fue esta última semana cuando las agencias han dado el paso de bajar sus calificaciones hasta el grado especulativo, en el que se agrupan las inversiones consideradas “demasiado arriesgadas”.

Por su parte, el Banco Gubernamental de Fomento (BGF), que gestiona las finanzas de la isla, anunció que ultima las gestiones para volver al mercado, al que no acude desde agosto pasado, en gran parte debido a los elevados intereses que exigen los inversores para comprar sus bonos.

De acuerdo con la agencia EFE, esta nueva emisión podría oscilar hasta un máximo de tres mil 500 millones de dólares, con un plazo de entre 15 y 20 años, para así poder refinanciar o pagar la deuda ya existente que tiene un vencimiento más próximo.

Los rendimientos libres de impuestos sobre algunos bonos municipales de Puerto Rico, que suman cerca de 70 mil millones de dólares, llegan hasta un 10 por ciento.

Esta deuda emitida de 70 mil millones de dólares (casi cuatro veces más que la acumulada por Detroit cuando protagonizó la mayor quiebra de la historia en el mercado de deuda municipal), Puerto Rico no puede acogerse a la protección del capítulo 9 de la ley estadounidense que regula la bancarrota, debido a su peculiar estatus político.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.