• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La manifestación en apoyo a la clase trabajadora finalizó en La Fortaleza (sede del Gobierno).

La manifestación en apoyo a la clase trabajadora finalizó en La Fortaleza (sede del Gobierno). | Foto: El Vocero de Puerto Rico

Publicado 14 septiembre 2015



Sindicatos puertorriqueños se mantienen atentos y continuarán aumentando la presión a favor de los beneficios de todos los trabajadores para impedir el despojo forzoso de estos.

Los sindicatos puertorriqueños afinan este lunes su estrategia ante la proyectada reforma laboral propuesta por el gobernador Alejandro García Padilla, que consta del despojo de los beneficios de trabajadores.

Con un balance positivo, resultado de la multitudinaria marcha realizada el fin de semana, que movilizó a unos ocho mil trabajadores hasta La Fortaleza (residencia oficial del gobernador), los dirigentes sindicales reconocen que hay que aumentar la presión contra la política neoliberal que se profundizará.

Pedro Irene Maymí, presidente de la Central Puertorriqueña de Trabajadores (CPT), anunció que realizarán una intensa gestión con senadores y diputados del oficialista Partido Popular Democrático (PPD), que controla ambas cámaras legislativas.

Explicó que el objetivo principal es evitar que se aprueben unas series de medidas que el Ejecutivo enviará con la finalidad de congelar los aumentos salariales y dejarlo al monto actual de 7.25 dólares la hora por una década, además de eliminar las bonificación navideña, privatizar las corporaciones públicas y eliminar el reposo post parto de maternidad para las mujeres.

Irene Maymí se apoyará en varios legisladores de la mayoría del PPD, entre los que mencionó a Carlos Vargas, Luis Vega Ramos, Manuel Natal y María Teresa González, quienes han expresado su oposición al retroceso en las leyes laborales, que elimina normativas sancionadas a mediados del siglo pasado.

Aclaró que también intentarán conseguir el respaldo de miembros de la minoría del Partido Nuevo Progresista (PNP), principal de oposición, ya que el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) rechaza la política neoliberal del gobernador Alejandro García Padilla.

Irene Maymí explicó que se proponen realizar asambleas regionales para concretar acciones contra la política de obstrucción a los trabajadores y marcar la ruta a seguir.

En Contexto:
Con una deuda pública de 72 mil dólares, el Gobierno puertorriqueño intenta introducir reformas en su política fiscal para traer a la mesa de negociación a los poseedores de fondos buitre, que han dado muestras de resistencia.
La falta de liquidez es el principal problema del Ejecutivo, por lo que de no haber una reactivación económica se puede quedar sin dinero en noviembre próximo.

Lea también: Trabajadores de Puerto Rico protestan contra recortes fiscales


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.