• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Voceros de sindicatos importantes acusan que el proyecto de ley da prioridad a los intereses del empresariado, y no a los de los trabajadores.

Voceros de sindicatos importantes acusan que el proyecto de ley da prioridad a los intereses del empresariado, y no a los de los trabajadores. | Foto: EFE

Publicado 9 marzo 2016

Aunque el argumento del Gobierno para la implementación de la reforma es que busca reducir el 10 por ciento de desempleo en la nación, el 70 por ciento de los franceses manifiestan no estar de acuerdo con el proyecto de ley que Hollande trata de impulsar. 

Francia se encuentra hoy plagada de manifestaciones en contra de la reciente reforma laboral, y a causa del descontento generado en torno a las condiciones de empleo generales.

Así pues, a las huelgas que los trabajadores de la compañía estatal ferroviaria, SNCF, y los de la entidad de transporte metropolitano, RATP, han iniciado como medida de presión para exigir aumento salarial y pensiones; se le suman las protestas lideradas por los estudiantes de la región capital, quienes se dirigirán desde la plaza de la Nación hacia la plaza de la República de París, este 9 de marzo.

Los sindicatos y las organizaciones estudiantiles convocaron dichas manifestaciones en más de 200 localidades en toda Francia, como un intento para dar traste con la nueva ley, que trata de impulsar el presidente francés, François Hollande, y que incluso ha generado divisiones entre los dirigentes políticos de tendencia socialista.

>> Refugiados se cosen la boca en señal de protesta en Francia

Aunque la Confederación General del Trabajo es la organización principal que figura en el llamado a "una respuesta fuerte y unida del mundo del trabajo" ante el proyecto de ley, se espera que miles de personan expresen en la calle su descontento el plan del Gobierno.

Según esta organización, este proyecto constituye un retroceso histórico de los derechos de los empleados, debido a que desde su perspectiva, ofrece una libertad total al empresariado y toma más en cuenta sus intereses financieros, que la protección.

Por otra parte, diputados del Frente de Izquierda remarcaron a través de un comunicado que el texto es un proyecto de erradicación del derecho laboral, puesto que contiene ataques contra el tiempo de trabajo, los salarios y las indemnizaciones por despido.

En este sentido, dicha ley pretende modificar la jornada laboral de 35 horas por semana, política introducida en el país en el 2000 por los socialistas y la que  se convirtió en una estrategia emblemática para el movimiento de izquierda, con el fin de reducir el 10 por ciento de desempleo, que impera en la nación al darle vida útil a la fuerza de obra que actualmente se encuentra en paro laboral.

>> Desempleo en la UE y Eurozona supera el 10% 

De acuerdo a esto, la propuesta establece que técnicamente se mantenga las 35 horas laborales, pero permite que las empresas organicen calendarios alternativos sin seguir los convenios sectoriales, para ampliar los turnos a 48 horas semanales y 12 horas al día.

Para permitir a las empresas gestionar picos de negocio, en "circunstancias excepcionales" los empleados trabajarán hasta 60 horas a la semana sin cobrar por horas extra. A cambio, los empleados que cubran dichos turnos tendrán más días libres pasadas las jornadas picos de transporte.

Otras medidas que pretende tomar la reforma de la ley laboral son la de suavizar las normativas referente al despido y referente al trabajo desde casa y nocturno.

En un país afectado por la crisis económica que se vive en toda Europa, las propuestas impulsadas por Hollande alimentan el descontento la población y colocan a todos los grandes sindicatos laborales y organizaciones juveniles en contra del Gobierno, sin tomar en cuenta que dicha ley puede facilitar a las empresas el hecho de poner fin a los convenios laborales.

A toda marcha

El gobierno del primer ministro, Manuel Valls, por su parte, aclaró que la ley no será retirada, pero recalcó que aun continúan en conversaciones con representantes sindicales con el fin de completar y enriquecer el texto.

>> Hollande tendría pocas posibilidades de ganar un nuevo mandato 

Este miércoles se iba a presentar de manera oficial el proyecto para someterse a debate ante el Parlamento, pero debido a la creciente oposición se decidió aplazar dos semanas con el objetivo de mejorar y corregir lo que sea necesario y combatir la "desinformación", que desde su punto de vista esto es lo que ha generado el rechazo público de la ley.

Por su parte, la ministra de Trabajo, Myriam El Khomri, expresó que con esa iniciativa el Gobierno "quiere hacer avanzar al país a través del diálogo social, garantizar más derechos reales, hacer a las empresas más competitivas, desarrollar y preservar el empleo", reseñó Prensa Latina.

CONTEXTO

A un año de las elecciones presidenciales, estas protestas causadas por la reforma que el Gobierno trata de impulsar surgen en un momento en el que la popularidad de Hollande está en su punto más bajo.

Según un sondeo Odoxa realizado para el periódico Le Parisien-Aujourd'hui, el 70% los franceses se opone al polémico proyecto, mientras que el 65% desean que el plan sea modificado en profundidad.

El documento será presentado el 24 de marzo al Consejo de Ministros, para luego dar inicio al debate ante el Parlamento, todo esto en un entorno en el que la tasa de desempleo que se ubica en un 10%.

Cabe acotar que las movilizaciones de este miércoles impulsadas por los sindicatos y estudiantes, coinciden con huelgas de los trabajadores de la compañía estatal ferroviaria SNCF y en la entidad de transporte metropolitano RATP, donde el personal pide la subida de sus salarios y pensiones.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.