• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Para el analista Beto Almeida, los manifestantes no presentan argumentos válidos para exigir la renuncia de la Presidenta.

Para el analista Beto Almeida, los manifestantes no presentan argumentos válidos para exigir la renuncia de la Presidenta. | Foto: EFE

Publicado 16 agosto 2015

La mandataria recibe apoyo de las organizaciones populares que proponen una concentración de respaldo para el jueves 20 de agosto.

Este domingo las calles de Río de Janeiro y Sao Paulo fueron tomadas por sectores de la derecha brasileña, con la intención de desestabilizar el Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, quien se ha convertido en otra víctima de Golpe Blando, como los desarrollados en otras naciones latinoamericanas.  

Así lo opinó el analista internacional Beto Almeida, quien expresó que estas marchas buscan debilitar un mandato constitucional, para interrumpir el periodo de Rousseff por ser una gestión de izquierda que choca con los intereses de las grandes élites. 

Lea→ Beto Almeida: EE.UU. quiere desnacionalizar a Petrobras

Mediante un contacto telefónico con teleSUR, Almeida dijo que los manifestantes responden a llamados de sectores que lo único que pretenden es derrotar a la Presidenta de Brasil, sin presentar un argumento válido o consistente. 

Indicó que la mandataria cuenta con el respaldo de organizaciones y movimientos populares que están preparando una concentración para respaldar su gestión, convocada para el próximo jueves 20 de agosto. 

Entérese→ Sindicatos de Brasil lanzan manifiesto de apoyo a Rousseff

Almedia analizó que en estas protestas predomina la clase media y alta de la sociedad brasileña; no se observa participación de sectores humildes, de la juventud ni de la población afrodescendiente. 

Señaló que los manifestantes no discuten “la verdadera realidad” de Brasil, sino que sólo piden la interrupción de Gobierno de la presidenta Rousseff.

Para el analista, ha sido exitosa la articulación realizada por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva con el Partido de Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), para lograr una estabilización parlamentaria al actual Gobierno y aislar al sector más radical de la derecha en la cámara.

Detalló que el exmandatario al mismo tiempo está trabajado junto a los movimientos populares. 

Entérese→ Brasil: opositores buscan situación de ingobernabilidad

Ataque mediático

Almeida destacó que en este país suramericano hay una “tremenda concentración de los medios en manos de la derecha que actúan como partidos políticos” y advirtió que no existe una alternativa mediática local, que pudiera dar una explicación a la sociedad sobre esta protesta, que en el caso de Copa Cabana se mezcla la manifestación con los turistas y personas que acuden también a una corrida ciclística.

Por último, afirmó que mientras se desarrollan estas protestas, los proyectos sociales en Brasil siguen avanzando y la Jefa de Estado se encuentra profundizando una serie de medidas para levantar obras de infraestructura y fortalecer la presencia de ese país en la cooperación internacional.

Lea también→ Rousseff: No habrá retroceso en nuestras políticas sociales

En contexto

En los últimos meses, la violencia se ha apoderado de Sao Paulo, donde la semana pasada fueron baleados dos hombres en Pirituba, ubicada en la zona oeste de esa ciudad.

Este viernes, una serie de ataques coordinados en la región oeste de Grande Sao Paulo, en Brasil, dejó 19 muertos y siete personas heridas, según informó la Secretaría de Seguridad Pública de ese país.

“Lula” Da Silva y Rouseff lograron llegar a la presidencia de Brasil de la mano del Partido de los Trabajadores.
 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.