• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Expertos advierten que la nueva ley tributaria ocasionará un efecto negativo en la economía y aumentará el desempleo en la isla.

Expertos advierten que la nueva ley tributaria ocasionará un efecto negativo en la economía y aumentará el desempleo en la isla. | Foto: @Pwr4PuertoRico

Publicado 14 diciembre 2017

Cientos de activista se reunieron en el Congreso de Washington para manifestar su rechazo a la reforma impulsada por el gobierno de Trump. 

Decenas de personas se congregaron frente a las oficinas de diferentes legisladores de Estados Unidos con pancartas, afiches y documentos como forma de protesta ante la reforma tributaria impulsada por los partidos republicanos de ese país, que podría tener efectos muy negativos para la economía de Puerto Rico.

Los manifestantes aseguraron que la aprobación de esta legislatura causará efectos devastadores en la economía de la isla, que apenas está recuperándose de los efectos del huracán María.

La polémica reforma fiscal aún continúa en discusión entre los republicanos, pero hasta ahora consiste en aumentar los impuestos en más de un 20 por ciento para las empresas estadounidenses que existen en Puerto Rico, lo que disminuiría considerablemente la inversión y  aumentaría el desempleo en la isla, pues pagar el impuesto a los comerciantes les costaría más de un cuarto de su presupuesto.

"Un impuesto del 20 por ciento sobre los bienes manufacturados en Puerto Rico devastarían lo que queda de la economía local y causaría la pérdida de aproximadamente 250.000 empleos", explicó Federico de Jesús, represntante y co-fundador de BoricuActivate.

"Sería como un tercer huracán para los puertorriqueños", subrayó de Jesús, quien recordó que la isla enfrenta una gran crisis económica  con una deuda valorada en 70.000 millones de dólares desde hace años, que se ha intensificado ante los estragos causados tras el paso de los huracanes Irma y María.

Asimismo, denunció que estas políticas son netamente aislacionista y se están implementando como si Puerto Rico fuese un país extranjero, cuando se supone que ellos también son ciudadanos norteamericanos.

Por su parte, el grupo de activistas de #Power4PuertoRico se instaló frente al despacho compartido del senador republicano por el estado de Florida, Marco Rubio, y los también conservadores Orrin Hatch y Paul Ryan, quienes están directamente implicados en esta reforma que también ha sido rechazada por los ciudadanos estadounidenses.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, el senador Rubio y varios alcaldes de la isla se han reunido esta semana para evaluar el impacto económico que tendrá la reforma contributiva en el país ante la profunda crisis que enfrenta y  se que ha agravado desde la llegada del gobierno de Donald Trump. 

>> John Kerry rechaza ausencia de EE. UU. en cumbre climática


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.