• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Las pandillas habían pactado una tregua en marzo del 2012, la cual disminuyó los homicidios considerablemente (Foto: Archivo)

    Las pandillas habían pactado una tregua en marzo del 2012, la cual disminuyó los homicidios considerablemente (Foto: Archivo)

Publicado 26 abril 2014

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, anunció este sábado que en los próximos días se pondrá en ejecución un plan para intentar frenar el repunte de los homicidios y extorsiones que se ha vivido a escala nacional durante las últimas semanas.

Según el mandatario, el plan contingencial de seguridad será el resultado de una serie de reuniones entre el actual equipo de seguridad pública y el del presidente electo, Salvador Sánchez Cerén.

"Le he pedido al ministro de Justicia y Seguridad (Ricardo Perdomo), que coordine una reunión con el equipo de seguridad pública del presidente electo para analizar las medidas a tomar y así dar continuidad a la meta de bajar los homicidios y las extorsiones", precisó Funes, durante la transmisión de su programa radial Conversando con el Presidente.

El pasado viernes, el Consejo Nacional de la Pequeña Empresa de El Salvador (Conapes) pidió al gobierno medidas para frenar un repunte de la violencia.

Funes recordó que una tregua pactada entre pandillas desde el 9 de marzo de 2012 permitió reducir de 68 a 41 los homicidios por cada 100 mil habitantes, con lo cual se salvaron vidas y el país dejó de figurar a nivel internacional como el más violento después de Honduras.

Para el mandatario, el repunte de homicidios en lo que va del año se debe a que Barrio 18 decidió romper la tregua dejando de cumplir los compromisos que había adquirido.

"En la pandilla Barrio 18, más conocida como la Mara 18, hay una división entre dos facciones, una que se conoce como los Revolucionarios y otra que se conoce como los Sureños, y son éstos quienes están asesinando y han hecho que los homicidios se incrementen", precisó el jefe de Estado.

También aseguró que los últimos ataques dirigidos a policías son preocupantes y se deben a que se ha aumentado la efectividad en seguridad pública. Propone un relanzamiento de la tregua y diseñar una estrategia que incluya iglesias, partidos políticos, organizaciones no gubernamentales y otros sectores de la sociedad.

Según cifras oficiales, unos 10 mil pandilleros se encuentran en las cárceles, mientras que en las calles salvadoreñas hay otros 50 mil.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.