• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
No solo es buena para el bebé sino para la madre.

No solo es buena para el bebé sino para la madre. | Foto: EFE

Publicado 1 agosto 2016

La lactancia materna ofrece múltiples beneficios para los niños durante sus primeros años de vida.

De acuerdo con estudios científicos, la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de edad del niño es la mejor forma de alimentación, ya que otorga todos las vitaminas y nutrientes necesarios que el bebé.

¿Cuándo comenzar con la lactancia?


Expertos recomiendan iniciar la lactancia materna inmediatamente después del parto, porque estimula la producción de leche de la madre.

Los primeros días del amamantamiento, la leche es espesa y de color amarillento conocido como calostro, que protege al bebé de infecciones y les ofrece los nutrientes que necesita. En condiciones normales, el bebé necesita pasar más de 4 horas entre toma y toma.

El recién nacido, según expertos, debe ser amamantado las veces que lo pida, y durante el tiempo que lo desee, incluso durante la noche.

>>Unicef: madres deben lactar a sus bebés a la hora de nacido

Una forma de saber si el infante está alimentándose adecuadamente es con el aumento de peso. Durante sus primeros días, los recién nacidos pierden peso y en las dos semanas siguientes deben recuperar el peso que tenían al nacimiento. El peso al nacimiento debe duplicarse a los 4 meses.

¿Por qué es el alimento adecuado para el bebé?


La leche materna es ideal debido a la inmadurez del aparato digestivo del recién nacido, por la deficiencia en enzimas digestivas capaces de digerir los alimentos, así como por la falta de secreción de enzimas pancreáticas.

Esto, sumado a la falta de maduración del hígado y riñones, hacen de la leche materna el alimento perfecto, al ser fácil de digerir y no dejar residuos ácidos en el organismo, como el resto de los alimentos.

Beneficios de la leche materna  


La leche materna contribuye a fomentar el desarrollo cognitivo y sensorial, además de proteger al niño de enfermedades infecciosas y de enfermedades crónicas.

Reduce el riesgo de mortalidad por enfermedades frecuentes de la infancia como la diarrea, neumonía o meningitis y ayuda a una recuperación rápida de las enfermedades.

Las madres también se ven beneficiadas ya que la lactancia contribuye a su salud y bienestar.

Se ha comprobado que reduce el riesgo de cáncer de ovario y mama. Asimismo, favorece la pérdida de peso que se obtiene en el embarazo, ya que moviliza las reservas de grasa acumuladas.

Les proporciona además un sentimiento de satisfacción y aumenta el vínculo madre-hijo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los recién nacidos sean amamantados exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida, y que a partir de allí se introduzca una dieta con alimentos complementarios que proporcionen energía, proteínas y micronutrientes necesarios para el infante.

El dato: En el mundo solo el 43 por ciento de los bebés menores de seis meses son amamantados de manera exclusiva.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.