• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El hasta ayer primer ministro Fernando Zavala y el presidente Pedro Pablo Kuczynski

El hasta ayer primer ministro Fernando Zavala y el presidente Pedro Pablo Kuczynski | Foto: Reuters

Publicado 15 septiembre 2017

Tras perder a todos sus ministros, el presidente de Perú deberá nombrar un nuevo gabinete, si es rechazado por segunda vez por el parlamento, Kuczynski está facultado para cerrar el congreso.

El congreso de Perú, cuya mayoría es oposición al gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, negó este viernes otorgarle un voto de confianza al Consejo de ministros, situación que los obliga a renunciar y, de esta forma, fuerza al presidente Kuczynski a nombrar un nuevo gabinete.

Con 77 votos en contra, 22 a favor y 16 abstenciones, el congreso peruano no aprobó la solicitud de confianza solicitada por el primer ministro, Fernando Zavala. "En consecuencia, se genera la crisis total del gabinete", señaló el presidente del congreso y miembro del partido opositor Fuerza Popular, Luis Galarreta.

 

Un año de pugnas

Fuerza Popular, el partido de Keiko Fujimori, excandidata presidencial y rival político de Pedro Pablo Kuczynski, tiene 71 de las 130 sillas del congreso, muy por sobre los 17 puestos de Peruanos Por el Kambio, la escuadra política del presidente.

>> Gobierno peruano pide voto de confianza al Congreso

Esta diferencia ha significado una pugna constante entre el ejecutivo y el legislativo, desde que ambos poderes asumieron el 26 de julio de 2016. En poco más de un año, Kuczynski ha perdido cuatro ministros por pugnas con el congreso.

El primero de ellos fue el ministro de Defensa, Mariano González, quien dimitió en noviembre de 2016 luego de ser criticado por favorecer a su pareja con un ascenso dentro de la institución.

>> Renuncia el ministro de Transportes y Comunicaciones de Perú

El segundo fue el representante de la cartera de Educación, Jaime Saavedra, quien perdió su cartera en diciembre del año pasado tras un voto de censura por parte del congreso debido a irregularidades en gastos realizados dentro de su equipo ministerial.

El tercero, Martín Vizcarra, cabeza del ministerio Transportes y Comunicaciones, quien decidió renunciar antes de ser evaluado por el parlamento para un posible voto de censura en su contra, en mayo de 2017.

 

 

Alfredo Thorne, ministro de Economía, fue el cuarto en dirimir al gabinete tras recibir en junio de este año una moción de censura al verse involucrado en el caso del Aeropuerto de Chinchero.

 

Los maestros de Perú

Luego de la salida de Saavedra, Marilú Martens asumió en diciembre de 2016, la cartera en Educación. Al poco andar, la ministra debió enfrentar la histórica huelga de maestros, generada por demandas salariales, el pago de la deuda social y la derogación de la Ley de Carrera Pública Magisterial.

El 15 de junio de 2017, los profesores de la ciudad del Cusco iniciaron las primeras movilizaciones para exigir el aumento inmediato de sus salarios. Los diálogos entre el magistrado y el ministerio fracasron, profundizando las protestas y extendiéndose por más de 60 días la huelga docente. Para ese entonces ya eran 13 las regiones plegadas a la huelga. 

 

 

A mediados de agosto, y en plena crisis educacional, los congresistas de Fuerza Popular aprovecharon la tención y anunciaron que presentarían una moción de interpelación contra Martens, decisión que se aprobó días después con 79 votos a favor, 12 en contra y 6 abstenciones, fijándose la fecha el 8 de septiembre.

Paralelamente, el sábado 2 de septiembre y tras haber logrado acuerdos que no conformaron del todo a las partes, según manifestaron, Pedro Castillo, presidente del Comité de Lucha de las bases regionales del SUTEP, anunció la suspención de la huelga.

>> Perú: maestros en huelga

 

La confianza

El 12 de setiembre, la bancada de Fuerza Popular anunció que en la interpelación de la ministra Martens, apoyaría una moción de censura con el objetivo de destituirla de su cargo. Ante esa situación, el primer ministro Fernando Zavala, pidió a los legisladores un voto de confianza para todo el gabinete ministerial. 

Tras ocho horas de discusión, que se inició el jueves 14 de septiembre y terminó durante la madrugada del viernes 14, el congreso de Perú decidió con 77 votos en contra, 22 a favor y 16 abstenciones, no acceder a la petición de Zavala, en un pleno que contó con 115 de los 130 congresistas.

Retirándole su confianza al gabinete y empujando la renuncia de los 19 ministros que integran de Pedro Pablo Kuczynski, quien deberá renovar a su equipo.

 

Diálogo tuitero

"Ha sido un honor servir al país bajo el liderazgo del Presidente Kuczynski. Liderar y defender políticas en beneficio de todos los peruanos", publicó el hasta ayer primer ministro Fernando Zavala, tras enterarse del resultado de la votación legislativa.

 

 

A su vez, Kuczynski también utilizó esta plataforma para retribuirle a Zavala y a su gabinete y afirmar que, si bien se apegará a la ley, su Gobierno, no cederá "ni un paso atrás en la defensa de la Reforma Educativa", principal motivo que el ejecutivo considera para la persecusión contra la ministra por parte de la oposición, acusando además al congreso de usar su mayoría de manera autoritaria.

 

Las consecuencias

Ante los resultados, el presidente de Perú suspendió de manera momentánea su viaje programado a El Vaticano para reunirse con el papa Francisco, y a la Asamblea General de la ONU en Nueva York, Estados Unidos, donde se vería con Donald Trump.

Conforme a la ley peruana, Kuczynski tiene 72 horas para nombrar a sus nuevos ministros. El incipiente equipo ministerial deberá presentarse ante el congreso, el que decidirá aprobarlo.

Si el legislativo rechaza un gabinete por segunda vez, el mandatario está facultado para cerrar el congreso y convocar a nuevas elecciones parlamentarias; lo que produciría la agudización de la profunda crisis que ya existe en el país sudamericano. "Nosotros no tenemos ningún temor a que cierren el Congreso", dijo Héctor Becerril, parlamentario del partido Fuerza Popular. 

 

 

La turbulencia política va de la mano con un Gobierno busca impulsar la desacelerada economía, frenada por los casos de corrupción destapados a principios de año y las  fuertes inundaciones que sufrió el país en marzo y abril de 2017.


 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.