• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Lideres de Norteamérica en Ottawa.

Lideres de Norteamérica en Ottawa. | Foto: Reuters

Publicado 1 julio 2016





Los presidentes de México y EE.UU. se refirieron en Canadá sobre cómo definir a un “populista”.

Los presidentes de Estados Unidos Barack Obama, y Enrique Peña Nieto, de México, debatieron en Ottawa el término populismo y a quién debe aplicarse éste.

Partiendo del significado del populismo (tendencia política que dice defender los intereses del pueblo), Obama y Peña Nieto discreparon sobre lo que esto implica.

Peña ve el populismo como regalías al pueblo. Obama lo ve como "aportes que se dan para mejorar la calidad de vida". 

En este sentido, el presidente de México comentó en su discurso, que hay “actores políticos que asumen posiciones populistas y demagógicas, pretendiendo eliminar o destruir lo que se ha construido, lo que ha tomado décadas construir, para revertir problemas del pasado”.

Tal vez, esta aseveración surge por la connotación de que el populismo es una forma de Gobierno que se caracteriza por sus dádivas a la población.

Entonces, la diatriba está en la percepción de que este término puede significar regalías que llevan al empobrecimiento general, así como aportes para el bienestar del pueblo. He ahí el dilema entre los mandatarios. 

Peña Nieto resaltó que hay líderes que recurren al populismo para vender soluciones fáciles a los problemas del mundo, pero no siempre resulta tan sencillo.

Por otro lado, Obama comentó que hay que ser cuidadosos al utilizar esa etiqueta, porque de acuerdo con la esencia del término, solo debe aplicarse a quienes “luchan por la justicia social de las personas” y sin ser considerado como populista.

El mandatario norteamericano también mencionó que él ha trabajado por el bienestar de los ciudadanos de su país, para que reciban una educación de calidad y decente, con las mismas oportunidades para todos (esto podría a su juicio ser sinónimo de populismo, más no haber sido alguien populista).

En su discurso, el presidente Obama no perdió la oportunidad de criticar, aunque de forma indirecta, al aspirante a la presidencia Donald Trump. "No le queda bien a alguien que no ha luchado por la justicia, que no se ha preocupado por los trabajadores, ni a alguien que dice algo controversial, solo para ganar votos, o establecer un discurso de ellos contra nosotros”, aseguró.

En lo que si coincidió Obama con su par de México, fue en que no se deben tomar decisiones apresuradas para resolver los problemas de la gente.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.