• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El presidente cubano despidió al patriarca ruso.

El presidente cubano despidió al patriarca ruso. | Foto: PL

Publicado 14 febrero 2016



El líder ortodoxo ruso saludó, durante la divina liturgia en La Habana, el desarrollo del pueblo cubano. 

El patriarca ortodoxo ruso, Su Santidad Kirill, se despidió este domingo de su gira religiosa de cuatro días en La Habana, Cuba. 

Pasadas las horas de mediodía, el líder religioso tomó el vuelo que lo conducirá a Suramérica, hacia Paraguay y Brasil. 

>>Kirill llamó a la revolución interna para combatir estereotipos. 

El presidente cubano, Raúl Castro, lo acompañó en el aeropuerto internacional José Martí, donde se abrazaron y conversaron brevemente. 

Momentos antes, Kirill ofició una divina liturgia en la Catedral de Nuestra Señora de Kazán, ubicada en la avenida del puerto habanero, que fue inaugurada el 19 de octubre de 2008, ceremonia a la que también asistió Castro. 

Durante el acto religioso, el primado aseguró que continuará orando por Cuba y el desarrollo de su pueblo y celebró la aparición de nuevos modelos en la economía cubana.

Mostró satisfacción por el alto nivel de relaciones entre el Estado de la nación caribeña y la Iglesia Católica.



Al dirigirse al presidente cubano, Kirill le manifestó que seguirá orando por el país antillano, por su presidente y por el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, a quien el Patriarca realizó ayer una visita de cortesía.

En sus cuatro días de estancia oficial en la nación caribeña, Kirill cumplió un amplio programa, que incluyó el encuentro del viernes con el papa Francisco, el primero de la historia entre los líderes de la Iglesia Ortodoxa Rusa y la Católica.

Kirill y Francisco firmaron una declaración conjunta en la que abordaron temas de la actualidad política y religiosa, y llamaron a la comunidad internacional a unirse para poner fin a la violencia y el terrorismo.

La agenda del Patriarca comprendió, además, conversaciones oficiales e intercambio de regalos con Raúl Castro, quien lo recibió a su llegada a la isla y estuvo presente en el acto de firma del documento conjunto con el sumo pontífice.

El patriarca también recibió ayer la Orden José Martí, la más alta condecoración que otorga el Consejo de Estado de la República de Cuba.

Fidel Castro sostuvo palabras de reconocimiento hacia el líder de la Iglesia Ortodoxa Rusa, por su contribución al fortalecimiento de la amistad entre los pueblos ruso y cubano y la difusión de los valores que los unen.

Conversaron, además, acerca de temas de interés vinculados a la causa de los pobres, la lucha contra la discriminación, la preservación de la paz y la supervivencia humana.

En la mañana del sábado, Kirill efectuó una conmovedora visita a la escuela de educación especial Solidaridad con Panamá, a la que calificó como un sitio sagrado, donde los niños sirven de ejemplo a los demás.

>>Reconciliación milenaria del Papa multipolar y el Patriarca ruso, con bendición de Putin. 

La estancia del Primado en la mayor de las Antillas incluyó además un tributo al soldado internacionalista soviético, en el Mausoleo erigido en las afueras de esta capital, y otro al Héroe Nacional cubano, José Martí (1853-1895), en el complejo escultórico que lo honra en la Plaza de la Revolución.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.