• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El líder de los socialistas, António Costa celebró que lograron "derrumbar el muro que dividía la izquierda portuguesa y que excluía partidos que representan a casi un millón de electores".

El líder de los socialistas, António Costa celebró que lograron "derrumbar el muro que dividía la izquierda portuguesa y que excluía partidos que representan a casi un millón de electores". | Foto: Archivo

Publicado 7 noviembre 2015

Las fuerzas opositoras a Passos Coelho cuentan con la mayoría en el Parlamento, y al votar en contra de su plan de Gobierno, el Ejecutivo se vería en la obligación de dimitir.

El Partido Socialista y la izquierda radical de Portugal alcanzaron un acuerdo este viernes, en el cual se establece un plan para derrocar al Gobierno de ese país, y la creación de una coalición que tome las riendas del Estado. 

Este anuncio complica la situación del Ejecutivo recién reelecto primer ministro, Pedro Passos Coelho, quien el próximo lunes presentará su programa de Gobierno ante el Parlamento y recibirá la votación final el martes.

Las fuerzas opositoras al mandatario portugués cuentan con 122 diputados de los 230 existentes en el Parlamento, la mayoría necesaria para que puedan rechazar el programa de Gobierno y provocar la dimisión de Coelho.

Uno tras otro, el Bloque de Izquierda y el Partido Comunista anunciaron haber alcanzado acuerdos con el Partido Socialista, los cuales serán aprobados a nivel interno durante este fin de semana y que implicarán el fin del mandato de derecha y la formación de un Gobierno "alternativo".

EL DATO: Desde el año 2011 Pedro Passos Coelho funge como primer ministro de Portugal., A lo largo de su mandato, los portugueses han enfrentado recortes salariales, aumentos de impuestos, eliminación de ayudas sociales y otras medidas de austeridad.

Luego de conocida la noticia del nuevo acuerdo entre los partidos, el líder de los socialistas, António Costa celebró que lograron "derrumbar el muro que dividía la izquierda portuguesa y que excluía partidos que representan a casi un millón de electores".

Asimismo, el político asegura que los socialistas buscan proteger el empleo, los salarios y las pensiones, de todos los ciudadanos.

Según Costa, los partidos de izquierda radical están dispuestos a poner entre paréntesis su rechazo al tratado presupuestario europeo, firmado en 2012, y su exigencia de renegociar la deuda pública, que roza el 130 por ciento del Producto Interno Bruto.

Por su parte, Passos Coelho reconoció el viernes por primera vez que podría encontrarse próximamente en la oposición, tras el rechazo de su programa de Gobierno.

Reuniones internas

El Partido Comunista reunirá el domingo su comité central para aprobar el acuerdo con los socialistas, que por su parte convocaron el mismo día una comisión política para aprobar su programa de gestión. 

Si el Partido Socialista decide oficialmente votar en contra del programa de los conservadores en el parlamento junto al Bloque de Izquierda y el Partido Comunista, el ejecutivo portugués se verá obligado a dimitir.

Asimismo, António Costa tiene que hacer frente en el seno de su propio partido a una contestación del eurodiputado Francisco Assis, quien considera un "error histórico" la alianza de la izquierda.

En contexto
Esta alianza de socialistas e izquierda radical es la primera desde la llegada de la democracia en Portugal en 1974 y parecía inimaginable hace algunas semanas a causa de las históricas diferencias entre estas formaciones.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.