• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los dirigentes acusaron al Gobierno nacional de intransigencia ante las movilizaciones que el pueblo ha llevado a cabo de manera pacífica y organizada.

Los dirigentes acusaron al Gobierno nacional de intransigencia ante las movilizaciones que el pueblo ha llevado a cabo de manera pacífica y organizada. | Foto: Pulzo.com

Publicado 3 enero 2018

El pasado miércoles 27 de diciembre, las organizaciones sociales realizaron un primer paro -de 24 horas- que contó con masiva participación popular. 

Representantes del Comité de Iniciativas Ciudadanas informaron que a partir de este miércoles 3 de enero a las 00H00 (hora local), los habitantes de varios municipios de Urabá, en Antioquía, Colombia, iniciarán un paro indefinido de transporte, comercio y gran parte de la agroindustria, en rechazo a la instalación de tres casetas de cobro de peajes ubicados en la Transversal de la Américas, entre los municipios de Chigorodó y Turbo, y exigiendo la reubicación de los mismos en sitios donde afecten de menor manera la economía regional.
 
 
Los municipios de Chigorodó, Carepa, Apartadó, Turbo y Necoclí anunciaron que no habrá transporte ni urbano, ni intermunicipal. El objetivo es sensibilizar a todos los habitantes sobre esta problemática. Asimismo, el comercio de Urabá no abrirá sus negocios.
 

 

 
"No podemos permitirle al Estado que nos quiera encerrar nuevamente. El paro es un grito que manda la región diciéndole al Gobierno nacional: por favor escúchennos", indicó uno de los dirigentes al medio local La Chiva de Urabá.
 
Ante las protestas pacíficas de los habitantes, la respuesta emanada desde la Gobernación, la Agencia de Infraestructura Nacional (ANI) y el Mintransporte "ha sido el chantaje y la intimidación". manifestaron las organizaciones sociales.
 
 
"Para ello se utilizan argumentos y estrategias de acusaciones  y mentiras  contra la dirigencia cívica y ciudadana" , agregaron, denunciando además que han existido invitaciones al diálogo en las que pretenden "amedrentar a los organizadores, interrogándolos acerca de quién va a responder por las pérdidas que ocasionen las convocatorias", afirmaron.
 

 

 
Los dirigentes aseguran que las movilizaciones cuentan con el respaldo de trabajadores, sectores comunitarios, educadores e indígenas; y acusan al gobernador, Luis Pérez Gutiérrez, y al ministro de Transporte, Germán Cardona de intransigencia ante las demandas del movimiento democrático y popular.
 

El pasado miércoles 27 de diciembre se llevó a cabo el primer y exitoso paro, el que registró un importante nivel de adhesión: 19.000 trabajadores del sector bananero dejaron de laborar y el 80 por ciento del comercio de la zona no abrió sus puertas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.