• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
 El dirigente campesino Rubén Villalba lucha por su libertad.(Foto: teleSUR)

El dirigente campesino Rubén Villalba lucha por su libertad.(Foto: teleSUR) | Foto: teleSUR

Publicado 2 octubre 2014





El dirigente campesino suma dos años de prisión preventiva. En una carta denuncia su detención ilegal y reitera el apoyo a los maestros, médicos y campesinos paraguayos en sus luchas por reivindicar sus derechos.

Rubén Villalba, dirigente campesino paraguayo, inició este jueves su tercera huelga de hambre luego de cumplir más de dos años en prisión preventiva y en reclamo de su libertad.

El dirigente campesino fue detenido luego del desalojo efectuado en junio de 2012 en un asentamiento campesino en Curuguaty, distrito de Canindeyú. En estos hechos murieron 11 campesinos y seis policías. Los acontecimientos se usaron para justificar la destitución del presidente constitucional Fernando Lugo.

Siete meses atrás un jurado ordenó la libertad condicional de Villalba y otro grupo de detenidos por el caso Curuguaty. Sin embargo, el dirigente aún permanece detenido por otra movilización de campesinos ocurrida años atrás. Sus abogados defensores, familiares y frentes sociales declararon como injusta la medida.

Villalba superó los dos años de prisión preventiva en la penitenciaría de Tacumbú. La constitución paraguaya establece solo seis meses para el supuesto delito del cual se acusa al líder campesino.

En el inicio de su tercera huelga de hambre, Villalba difundió una carta pública en la que destaca:

“Mi huelga de hambre es contra la prisión ilegal e injusta que sufro que a pesar de los reiterados pedidos legales el poder judicial se empeña en mantener. Mi huelga es para volver a denunciar la ilegalidad total del proceso judicial del caso Curuguaty que se montó para acusar a víctimas, luchadores, inocentes y no investigar a los verdaderos responsables”, señaló desde la cárcel de Tacumbú.

Rubén Villalba resalta en la misiva que la huelga de hambre no solo es una demanda por su libertad, sino un acto de solidaridad con los maestros, campesinos, médicos y trabajadores paraguayos que luchan por reivindicar sus derechos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.