• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Exigen justicia por la muerte del periodista y su asistente

Exigen justicia por la muerte del periodista y su asistente | Foto: ABC Color

Publicado 21 octubre 2014



La policía de Paraguay allanó tres viviendas de personas vinculadas a los supuestos autores del asesinato del periodista Pablo Medina y su asistente, Antonia Almada. Mientras, el alcalde de Ypehu, uno de los sospechosos del crimen, sigue huyendo de la justicia. 

La policía de Paraguay allanó tres viviendas de personas vinculadas a los supuestos autores del asesinato del periodista Pablo Medina y su asistente, Antonia Almada, entre ellas la de un colaborador de Vilmar Acosta, alcalde de Ypehu, prófugo y uno de los sospechosos del crimen.

El operativo se desarrolló en el área de Ypehu, en el departamento de Canindeyú (noroeste), fronterizo con Brasil, donde el jueves fueron asesinados Medina, de 53 años; y Almada, de 19.

Según un comunicado de Fiscalía, una de las casas intervenidas corresponde a una persona que se cree trabajaba con Acosta, quien pertenece al gobernante Partido Colorado y que actualmente está en paradero desconocido.

Otra de las viviendas allanadas era de Fabián Acosta, un pariente del alcalde contra el que pesa una orden de captura por homicidio.

Durante la intervención la policía incautó cuatro teléfonos celulares que serán analizados por expertos del laboratorio forense del Ministerio Público.

El procedimiento se suma al trabajo conjunto que realizan las autoridades brasileñas y paraguayas para dar con el paradero del alcalde y de su hermano, Wilson Acosta, este reconocido por testigos como uno de los autores materiales del asesinato.

El Alcalde prefirió no entregarse

Fuentes policiales señalaron a ABC Color que hubo dos motivos que hicieron retroceder al intendente de Ypehú, Vilmar “Neneco” Acosta Marques, para entregarse.

El primer motivo fue la designación dentro del equipo de la investigación de la agente fiscal Sandra Quiñónez. La segunda causa fue el allanamiento de la sede municipal de Ypehú, donde se encontraron vehículos presuntamente robados a mano armada en Brasil, semillas de marihuana y balas de armas de grueso calibre y pasamontañas, entre otras evidencias que estarían relacionadas al asesinato de Pablo Medina, quien fue corresponsal de ABC Color en Curuguaty por 16 años.

La Fiscalía anunció el lunes que no descarta que ambos hayan encontrado refugio en el lado brasileño de la frontera.

Medina fue asesinado el jueves junto a Almada cuando viajaban en automóvil en una carretera del departamento de Canindeyú. La única superviviente del atentado fue Juana Ruth Almada, hermana de la joven asesinada, que viajaba en el mismo vehículo y relató lo sucedido.

Medina, conocido por sus coberturas sobre el tráfico de marihuana en el área y sus supuestas implicaciones con algunos políticos locales, había recibido diversas amenazas por sus trabajos.

En el momento de su muerte no contaba con escolta policial, según denunció el lunes la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF). 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.