• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Expertos habían considerado que la reestructuración del IOR iba a ser una de las tareas más complejas del pontificado de Francisco. (Foto: periodistadigital.com)

    Expertos habían considerado que la reestructuración del IOR iba a ser una de las tareas más complejas del pontificado de Francisco. (Foto: periodistadigital.com)

Publicado 7 abril 2014

El papa Francisco decidió que el Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido como el banco del Vaticano, implicado en el pasado en operaciones de lavado de dinero, no sea suprimido sino que entre a formar parte de las estructuras de la Santa Sede, con dimensiones más reducidas que las actuales.

"El Santo Padre aprobó una propuesta sobre el futuro del IOR, reafirmando la importancia de su misión por el bien de la Iglesia, la Santa Sede y el Estado del Vaticano. El IOR va a continuar sirviendo con prudencia y suministrando servicios especializados a la Iglesia católica en todo el mundo", indicó este lunes la Santa Sede en un comunicado.

Las actividades de esta institución seguirán "bajo la supervisión de la Autoridad de Información Financiera (AIF)", un órgano de control creado por Benedicto XVI y reforzado por Francisco.

La Santa Sede también anunció la creación de "una estructura legal e institucional para regular las actividades financieras en el seno de la Santa Sede y el Vaticano", agrega el documento.

El pontífice argentino, al denunciar el "dinero rey", había suscitado grandes expectativas en su actuación ante el IOR, bautizado de forma errónea "banco del papa", ya que no se trata de un establecimiento de crédito.

Francisco había afirmado en 2013, ante los empleados del IOR, que las administraciones "son necesarias, pero hasta cierto punto", tras lanzar su conocida afirmación: "San Pedro no tenía cuenta bancaria".

Al ser elegido el papa Francisco, todos los expertos consideraron que la reestructuración del IOR iba a ser una de las tareas más complejas del pontificado, en el marco de la reforma de las instituciones del Vaticano.

Esta institución se vio afectada por numerosos escándalos, entre ellos el lavado de dinero sucio por parte de la mafia, y se convirtió en el símbolo de la opacidad, y de la complicidad, voluntaria o no, del Vaticano con algunas organizaciones criminales.

Jorge Mario Bergoglio había pedido a expertos y comisiones que estudiaran la forma de convertir al IOR en una institución más transparente.

Desde que papa ordenó una investigación a fondo del IOR ya han sido cerradas más de 13 mil cuentas y cada uno de sus clientes ha recibido la visita de unos inspectores que le han pedido razones sobre el dinero depositado.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.