• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
En el altar fue colocada una imagen del padre, Jacques Hamel.

En el altar fue colocada una imagen del padre, Jacques Hamel. | Foto: EFE

Publicado 14 septiembre 2016

La beatitud es el primer escalón a la santidad y el martirio exime de los dos milagros necesarios para llegar a la condición de beato y después a santo.

El papa Francisco proclamó este miércoles beato al padre francés, Jacques Hamel, durante la misa diaria en la capilla de Santa Marta donde reside en el Vaticano.

El cura Hamel fue degollado por dos hombres vinculados al autodenominado Estado Islámico (Daesh en árabe) el pasado 25 de julio, en la iglesia de Saint-Étienne-du-Rouvray, de Normandía.

Hamel “es mártir y los mártires son beatos (…) dio su vida por nosotros para no negar a Jesús”, fueron las palabras del Sumo Pontífice, durante la misa matutina.

>> Identifican a uno de los atacantes de Normandía

La beatitud es el primer escalón para llegar a la santidad y el martirio exime de los dos primeros milagros necesarios para llegar a la condición de beato y después de santo.

De esta forma, el anuncio de Bergoglio abre el camino a un rápido proceso de canonización al cura que tenía 86 años y no quería retirarse de la parroquia de Saint-Etiene-du-Rouvray, donde se produjo el atentado.

>> Abatidos hombres que tomaron rehenes en iglesia de Francia

El dato: Para que una personalidad llegue a ser beatificado es necesario un milagro, sin embargo, la Iglesia puede conferir la santidad de forma póstuma de existir evidencias de que la persona murió como mártir.

En este sentido, el papa se dirigió al obispo de Rouen, monseñor, Dominique Lebrun, diciéndole: “Muestra la foto del padre Jacques en la Iglesia, en cuanto es un beato. Si alguno te contesta, respóndele que te autoriza el Papa”. “Debemos orar por él para que nos dé la hermandad y la paz”.

Asimismo, Jorge Bergoglio, enfatizó que “matar en nombre de Dios es satánico”, al mismo tiempo que agregó “me gustaría que todas las confesiones religiosas dijeran esto”.

De igual forma, el obispo Lebrun mostró el breviario del sacerdote asesinado, que será conservado en la basílica de Rouen junto con otras reliquias de mártires contemporáneos.

En este contexto, fue colocada una imagen del padre Jacques Hamel. En la ceremonia estaba presente su hermana Rosine en nombre de su familia.

Cabe destacar, que los 80 peregrinos presentes en la misa papal son parroquianos de la Iglesia donde fue asesinado el cura por los dos terroristas.

En contexto
El padre, Jacques Hamel, nació en Darnétal, región de Normandía. Fue ordenado sacerdote en 1958, y hace seis años celebró 50 años de servicio a la Iglesia.
El cura, acababa de dar su primera misa del día, Jacques Hamel, de 86 años, llevaba casi una década en la iglesia de Saint Etienne du Rouvray, una ciudad en la región francesa de Normandía, como párroco auxiliar.
Hamel murió degollado el pasado 26 de julio por el grupo terrorista autodenominado Estado Islámico, (Daesh en árabe) en la iglesia de Saint-Étienne-du-Rouvray de Normandía.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.