• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 30 marzo 2014

Miles de palestinos celebraron este sábado el Día de la Tierra, cuya jornada se hace cada año para manifestar por la invasión de sus tierras cuyo caso genera incertidumbre ante lo que pueda pasar tras el enésimo intento de negociaciones.

Los manifestantes protestaron en lugares como aldea de Arabe, en la Galilea (norte de Israel) o Shaqib al-Salam, en el meridional desierto del Neguev.

En Jerusalen Este también protestaron el sábado y tras la intervención del Ejército israelí seis personas fueron arrestadas y varias más, entre ellas dos periodistas, resultaron heridas.

Por otro lado, en la franja de Gaza, se organizaron este domingo actos pacíficos que incluyeron a niños volando cometas al este de Jan Yunes y mensajes en los que se exigía el fin de la ocupación israelí.

El Alto Comité Árabe convocó una huelga general en instituciones públicas palestino-israelí, centros médicos y educativos. En los actos celebran el 38º aniversario de la muerte de seis palestinos con ciudadanía israelí que participaban en una protesta en contra de la confiscación de sus terrenos y la judaización de la región.

Asimismo, la organización israelí Adalah recordó la fecha con la divulgación de datos de 2013 sobre la política de asignación de tierras estatales aplicada por la Autoridad de Tierras de Israel y el Ministerio de Construcción y Vivienda.

De esta manera, denuncian que ambos organismos "persisten en sus políticas discriminatorias contra los ciudadanos árabe-palestinos en Israel en varios ámbitos de desarrollo".

El Día de la Tierra fue instaurado en recordación de la muerte de manifestantes palestinos el 30 de marzo de 1976 contra la expropiación de tierras en la Galilea para construir asentamientos sionistas.

Los asentamientos ilegales en la Cisjordania y Jerusalén paralizan los diálogos de paz palestino-isralíes.

Actualmente, la colonización de Palestina continúa, el Estado de Israel sigue robando tierras y expulsando de ellas a sus legítimos habitantes para construir los asentamientos sionistas.

Estas prácticas violan la legislación internacional y los Derechos Humanos por lo que han sido condenadas en las Naciones Unidas y por la gran mayoría de gobiernos del mundo.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.