• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Falcao defiende la necesidad de contar con una estabilidad política para retomar el crecimiento económico con distribución de las riquezas, controlar la inflación y reducir las desigualdades.

Falcao defiende la necesidad de contar con una estabilidad política para retomar el crecimiento económico con distribución de las riquezas, controlar la inflación y reducir las desigualdades. | Foto: Archivo

Publicado 13 octubre 2015

El presidente del PT de Brasil, Rui Falcao, destacó que no existen elementos que puedan propiciar un juicio político contra la mandataria de ese país, Dilma Rousseff.

El presidente nacional del Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil, Rui Falcao, instó a la militancia a mantenerse alerta ante algún intento de la oposición de solicitar este martes el enjuiciamiento sin bases jurídicas contra la mandataria de ese país, Dilma Rousseff.

Se dirigió a los miembros del PT comentándole que deben estar alerta debido a que los golpistas “están animados”, al mismo tiempo que recalcó que la democracia no es un juego de fútbol y “el voto popular no puede ser despreciado sólo porque los perdedores no están satisfechos con el resultado de las urnas (en los comicios de 2014)", alerta Falcao.

Falcão destacó que no existen elementos que puedan propiciar un juicio político contra la Jefa de Estado, haciendo referencia al rechazo del Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) de las finanzas públicas del gobierno en 2014, ni la decisión del Tribunal Superior Electoral (TSE) de reexaminar las finanzas de la campaña de Rousseff.

Lea aquí→ Brasil: oposición intensifica campaña contra Dilma Rousseff

En torno a esta solicitud hecha por la oposición y el líder de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, mencionó que tres diputados presentaron un recurso ante el Supremo Tribunal Federal (STF) para impedir, en violación de la Constitución, que se ejecute alguna maniobra para forzar una apertura de un proceso de juicio político sin fundamento, debido a que Rousseff no ha cometido ningún delito, ni en su anterior y actual mandato.

Brasil no aceptará "un golpe a la paraguaya", así como lo ha denunciado en anteriores declaraciones la Presidenta de ese país. Este tipo de ataque contra la gestión de Rousseff significa una deposición con apariencia de legalidad constitucional, articulada por un grupo de parlamentarios, que derrumbó en 2012 al presidente de esa nación, Fernando Lugo.

Lea también→ Congreso de Brasil denuncia nuevos intentos golpistas


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.