• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 13 junio 2016

El opositor venezolano se reunió este lunes con el presidente argentino Mauricio Macri para presuntamente “tratar la situación de su país con el mandatario y altos miembros de su Gobierno". 

Varias organizaciones populares de Argentina, ligadas al Campamento Antiimperialista, se reunieron en Plaza de Mayo de Buenos Aires en rechazo a la visita del dirigente opositor venezolano Henrique Capriles.

Un grupo de personas autoconvocadas se reunió con banderas para repudiar la llegada del dirigente opositor a quien acusaron de desestabilizador y golpista.

>> Venezuela triunfa en la OEA tras apoyo al diálogo entre Gobierno y oposición

El opositor venezolano se reunió este lunes con el presidente argentino Mauricio Macri para presuntamente “tratar la situación de su país con el mandatario y altos miembros de su Gobierno”, según información de Capriles en sus redes sociales.

En declaraciones a la prensa Capriles afirmó que “no hay ningún giro” en la postura del presidente de Argentina respecto de la aplicación de la cláusula democrática contra Venezuela en la Organización de Estados Americanos (OEA).

Para diferentes especialistas políticos la visita del dirigente de derecha al país suramericano tiene la intención de promover los los planes de injerencia internacional de la oposición venezolana y acelerar el proceso de revocatorio contra el presidente constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro.

El político venezolano llega a la capital argentina tras una parada en Asunción, Paraguay, donde se reunió este mismo lunes con el presidente de esa nación, Horacio Cartes.

Foto: EFE

El encuentro entre Macri y Capriles se produjo luego de que la oposición venezolana manifestara públicamente su disgusto por la postura adoptada por Argentina frente a la decisión del secretario general de la OEA, Luis Almagro, de activar la Carta Democrática contra Venezuela, que puede suponer su suspensión de la organización.

Recientemente, la canciller argentina Susana Malcorra planteó que "los problemas de los venezolanos se deben resolver entre ellos sin intervención externa", aunque destacó "el pedido" del gobierno argentino "para que las partes dialoguen".

"La cláusula democrática se aplica sobre hechos. Y el hecho eran las elecciones del pasado domingo. Creo que hoy podemos decir se llevaron a cabo conforme con los principios democráticos y todo indica que sus resultados fueron reconocidos por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro", dijo Malcorra, en diciembre pasado.

>> Allup arremete contra posición argentina en OEA sobre Venezuela

La reacción de la oposición 

El presidente del Parlamento venezolano, el opositor Henry Ramos Allup, apuntó que le daba “pena la posición Argentina” en la sesión de la OEA por no impulsar la aplicación de la Carta Democrática. 

Fuentes cercanas al Gobierno venezolano creen que el macrismo simula públicamente liderar una “vía conciliadora alternativa al proceso de invocación de la Carta” pese a que, al asumir su cargo el pasado diciembre, el propio Macri había abogado por la posibilidad de aplicar a Venezuela la cláusula democrática del Mercosur.

En contexto 

El pasado 1 de junio el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) llegó a un consenso en el que expresaron su apoyo al diálogo acompañado por Unasur entre el Gobierno y oposición en Venezuela.

Tras el concenso,  Luis Almagro solicitó el procedimiento para activar la Carta Democrática del organismo contra Venezuela. El secretario presentó un informe de 132 páginas refiriendo el artículo 20 de la Carta para “solicitar la convocatoria de un Consejo Permanente de los Estados miembros entre el 10 y el 20 de junio de 2016”. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.