• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Publicado 23 febrero 2016



Las razones que planteó Obama apuntaron a intereses económicos y de prestigio para el país, no a violaciones de derechos humanos. 

El presidente de Estados Unidos (EE.UU), Barack Obama, anunció que el Pentágono presentará este martes ante el Congreso un plan para el cierre definitivo de la cárcel ilegal de Guantánamo, ubicada al este de Cuba, tras mencionar una serie de justificaciones que, a su juicio, no le han permitido cumplir la promesa que hizo desde el 2008. 

El discurso de Obama inició destacando que el Gobierno norteamericano ha invertido miles de millones de recursos en la cárcel ilegal, obviando los verdaderos problemas que encierra esta parte del territorio cubano, ocupado ilegalmente por las autoridades estadounidenses por más de un siglo, como el caso de las violaciones de Derechos Humanos (DD.HH.), que por 14 años han sido una práctica común en la cárcel.

Recalcó que tan sólo el año pasado, fueron invertidos 450 millones de dólares, supuestamente para el funcionamiento de la prisión, y más de 200 millones de dólares en gastos adicionales para mantenerla abierta.

Fue así como Obama justificó que cerrar esta cárcel ilegal, le va a permitir al país ahorrar hasta 50 millones de dólares al año, lo que en 20 años sería 1,7 mil millones, “así podemos ahorrarle a los contriubyentes mucho dinero”.

Seguidamente, Obama admitió que esta prisión no ha permitido avanzar en la seguridad nacional de ese país, por el contrario la ha socavado y ha sido contraproductiva para su “lucha contra el terrorismo”.

>>La Casa Blanca bloquea nuevo informe de torturas en Guatánamo. 

Otra de sus justificaciones fue que mantenerla abierta afecta las alianzas con otros países y socava la posición de EE.UU. en el mundo, además de ser vista como una mancha en “nuestro amplio registro de mantener los más altos estándares del marco de derecho”.

Reconoció que sobre ese recinto reposan diversas denuncias en materia de Derechos Humanos y dijo que no representa la mejor forma de lidiar contra los terroristas. 

Obama comentó que a pesar de las diferencias en la política, el Gobierno ha transferido el 95 por ciento de los presos a otros países. Dijo que en su mandato el número total ha sido de 147 reclusos y que actualmente quedan 91 detenidos, pero obvió la cifra de personas asesinadas, suicidadas o víctimas de maltratos y abusos por parte de las autoridades.

Prometió que próximamente serán transferidos otros 35 reclusos, pero no precisó cuántos reclusos permanecen aún sin juicio o acusaciones sólidas. 

>>Guantánamo: 113 años de ilegalidad 

En junio pasado fue publicado un informe de 27 páginas, en el que el exrecluso de Guantánamo, Mayid Jan, describió las formas de torturas que recibió de los agentes de la Inteligencia estadounidense.
El caso más reciente es el Abu Zubaydah, quien pasó nueve años en Guantánamo sin haber sido acusado de cometer algún crimen.
El informe que revelaba las torturas a las que fue sometido, lo bloqueó la Casa Blanca en septiembre de 2015. En él destacaba que fue sometido 83 veces a la técnica del submarino —simulacro de asfixia por hundimiento en agua— además perdió un ojo como consecuencia de otros tipos de torturas por parte de los agentes de la CIA. 

Sobre las "transferencias de seguridad" de los presos a otros países, Obama no se refirió a la treintena de detenidos que padecían de esquizofrenia, que pasaron años encerrados antes de ser llevados a sus países de origen en 2011, según un informe revelado por WikiLeaks. 

En un año electoral, "no quiero pasarle este problema (la cárcel) a otros gobiernos", dijo. La presentación de este Plan responde a la Ley de Autorización de Defensa Nacional.

En 2014 el Congreso de EE.UU. rechazó un primer proyecto de ley presentado por Obama que contemplaba el cierre de esta prisión ilegal. 

Nuevamente el Presidente hace un nuevo intento con los congresistas quienes posiblemente arrojen el mismo rechazo, pero ¿Podría Obama  cumplir su promesa por la vía ejecutiva? esto es algo que no ha sido tocado por la Casa Blanca. 

CONTEXTO
Estados Unidos creó esta prisión en 2002, para recluir a personas de distintos países sospechosas de tener vínculos con el terrorismo, tras el atentado del 11 de abril de 2001.
La polémica cárcel ha sido mundialmente criticada por las constantes violaciones de los Derechos Humanos que allí se cometen.
Pero esto, es tan sólo una parte de la Base Naval que el país norteamericano tiene en Cuba desde hace 113 años, tiempo en el que ha ocupado ilegalmente los 117,6 kilómetros cuadrados de territorio caribeño, que sólo ha servido para cometer violaciones de DD.HH. y ser un centro de estímulo a la prostitución, el juego y las drogas. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.