• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Las protestas locales exigen al gobierno indio que se haga justicia (Foto:Archivo)

Las protestas locales exigen al gobierno indio que se haga justicia (Foto:Archivo)

Publicado 15 abril 2014





La Organización No Gubernamental "Global Witness" denunció este martes el aumento de muertes de activistas defensores del medio ambiente y el derecho a la tierra entre 2002 y 2013 en el mundo, sobre todo en América Latina. Indicaron que Brasil es el país más peligroso para este colectivo.

Al menos 908 personas perdieron la vida en 35 países por defender el medio ambiente y el derecho a la tierra en  los últimos 11 años, aunque los últimos han sido los peores, según un informe divulgado en Londres, la Organización no Gubernamental.

De acuerdo con el documento titulado "Ambiente mortal", más del 80 por ciento de las muertes registradas correspondió a América Latina y responde a la fuerte competencia por acceder a los recursos naturales, especialmente en países latinoamericanos como Brasil, Honduras y Perú, y también en otros de la zona de Asia-Pacífico.

El texto, redactado con motivo del 25 aniversario del asesinato del activista y recolector de caucho brasileño Chico Mendes, señaló que la falta de información sobre el problema de los activistas hace pensar que la cifra total de muertes puede ser aún mayor.

Brasil el más peligroso

De acuerdo con el documento, Brasil es país más peligroso para defender el derecho de la tierra, pues se produjeron 448 muertes en ese periodo, seguido de Honduras, con 109, y Filipinas, con 67, mientras que la cifra correspondiente a Perú es de 58.

El grupo añadió que el año 2012 fue el peor para los activistas, pues se registraron 147 muertes, casi tres veces más que en 2002, mientras que la impunidad está extendida ya que apenas 10 responsables de estos fallecimientos fueron condenados.

"Global Witness" señaló que las comunidades indígenas se ven afectadas pues en muchos casos el derecho a sus tierras no ha sido reconocido por ley o en la práctica, por lo que son vulnerables a la "explotación de poderosos intereses económicos".

En ese sentido, la ONG dice que los principales problemas en Brasil son las disputas por las tierras y el talado, mientras que la situación en Filipinas está vinculada al sector minero.

"Global Witness" reiteró la necesidad de hacer un esfuerzo coordinado para seguir de cerca la situación. Realizó un llamado especial a la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Además, solicitó a los organismos regionales defensores de los derechos humanos y a los Gobiernos nacionales que sigan de cerca los casos de abusos contra los activistas y que los responsables de sus muertes sean llevados ante la Justicia.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.