• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los niños y niñas víctimas de trata normalmente son destinados a explotación sexual forzada, mendicidad y trabajo doméstico.

Los niños y niñas víctimas de trata normalmente son destinados a explotación sexual forzada, mendicidad y trabajo doméstico. | Foto: ONU

Publicado 28 noviembre 2017

El organismo sugiere que es necesario hacer mayores esfuerzos en materia de prevención, apuntando específicamente a los niños y niñas y a sus familias.

En casi la mitad de los casos identificados de trata de niños y niñas está involucrado algún miembro de la familia, reveló este martes la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

De acuerdo a la OIM, la participación de la familia en la trata de niños y niñas suele ser hasta cuatro veces mayor que en el caso de la trata de adultos.

Asimismo, alertan que los niños son más propensos a ser reclutados por un miembro de la familia que las niñas.

"Los niños y niñas víctimas de trata normalmente son destinados a explotación sexual forzada, mendicidad y trabajo doméstico", lamentó el especialista de la OIM, Harry Cook.

El número total de casos de trata de personas registrados por la OIM ascendió a casi 80.000 víctimas de 180 nacionalidades que fueron víctimas de explotación en 117 países.

Las estadísticas se basan en los testimonios de casi 12.000 sobrevivientes del delito de trata que aportaron información relativa al proceso de reclutamiento.

¿Cómo prevenir la trata de niños y niñas?

Ante las alarmantes estadísticas, la OIM insta los Gobiernos, organizaciones humanitarias y de derechos humanos a que aumenten sus intervenciones en materia de lucha contra la trata de niños y niñas, del modo siguiente:

1. Las voces de los niños y niñas deben escucharse en el diseño, implementación y evaluación de los servicios, políticas e intervenciones y debe reconocerse la legitimidad de sus aspiraciones.

2. Es necesario realizar más investigaciones para entender mejor el riesgo específico y los factores de protección que hacen que los niños y niñas sean más vulnerables a la trata de personas.

3. Se deben crear nuevas oportunidades para una participación significativa, junto con programas que saquen ventaja y fortalezcan su capacidad de resiliencia.

4. Todos los niños y niñas deben tener acceso a los correspondientes sistemas de protección, con independencia de su condición migratoria. 

5.  Los niños y niñas deben aborden sus propias vulnerabilidades, ayudándolos a identificar potenciales situaciones de peligro o de explotación, a reconocer relaciones no saludables que no están basadas en el respeto mutuo, saber dónde y cómo podrían recibir apoyo, y comprender cuáles son las opciones de las que disponen para poder lograr sus aspiraciones.

>> 77 % de niños y jóvenes sufren abusos en ruta del Mediterráneo


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.