• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Rodrigo Duterte también indicó que como presidente ordenará a las fuerzas del orden público que disparen a matar en contra del hampa y de quienes se resistan al arresto violentamente.

Rodrigo Duterte también indicó que como presidente ordenará a las fuerzas del orden público que disparen a matar en contra del hampa y de quienes se resistan al arresto violentamente. | Foto: EFE

Publicado 15 mayo 2016

En el último mitin que Rodrigo Duterte realizó antes de ganar las elecciones expresó que o lo mataban a él o él mataba a todos aquellos que no respetan la ley.

El presidente electo de Filipinas, Rodrigo Duterte, prometió este domingo restablecer la pena de muerte y un reglamento que permita a las fuerzas de seguridad disparar a matar durante su labores para combatir el crimen.

>> Filipinas va a presidenciales con polémicos candidatos

"Pediré al Congreso que restablezca la pena de muerte por ahorcamiento", dijo Duterte en conferencia de prensa desde Davao, la ciudad sureña en la que fue alcalde. También indicó que dará órdenes a las fuerzas de seguridad para que tiren a matar en su lucha contra el crimen organizado o contra aquellos que se resistan violentamente al arresto.

Duterte se convertirá en el nuevo presidente de Filipinas tras haber ganado las elecciones el pasado lunes nueve de mayo, en las que obtuvo casi 16 millones de votos, un 38,6 por ciento, cuando el escrutinio de papeletas había alcanzado el 95,92 por ciento.

>> Duterte lidera resultados parciales de elecciones en Filipinas

El próximo presidente de Filipinas, conocido como "el castigador" por su intolerancia al crimen, prometió resolver la inseguridad y la corrupción en el país, apenas supo la tendencia favorable para él.

"A todos ustedes que andan con drogas, a ustedes, hijos del diablo, de verdad que los voy a matar", había gritado la noche anterior a las elecciones el también llamado "Harry el Sucio", quien es acusado de estar detrás de los "escuadrones de la muerte", un grupo que ha asesinado a mil supuestos criminales desde 1990. "No tengo paciencia, ni término medio. O me matan a mí o los mato a todos, idiotas", agregó el hombre de 71 años de edad.

El mandatario electo ya prometió que limpiaría las calles de Filipinas como lo hizo en su ciudad como alcalde. EFE

>> Filipinas: 10 muertos y 22 heridos durante elecciones generales

En contexto
Filipinas ha registrado un incremento en su Producto Interno Bruto (PIB) del 6,2 por ciento, un desarrollo que no se había registrado en el país desde los años 70. Cabe acotar que este crecimiento ocurre en un contexto de crisis económica mundial.
No obstante, Filipinas parece haber quedado atrás en el ámbito social. Según informó la agencia EFE, los ciudadanos sufren altos índices de drogadicción, crimen y corrupción. De allí el alto posicionamiento de Duterte, quien como alcalde ha limpiado su ciudad de dichos problemas.
Durante su campaña, tras múltiples críticas que recibió de parte de la opinión pública y de países como Australia y Estados Unidos por haberse burlado del asesinato y violación de una misionera australiana en una cárcel del archipiélago, Duterte anunció que estaba listo para romper relaciones diplomáticas con ambos países si era presidente.
El proyecto macro del nuevo presidente es transformar a Filipinas en un país federal para evitar los males creados por un Gobierno centralizado.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.