• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La magistrada Rosa Weber rechazó este viernes el pedido del diputado opositor Arnaldo Faria de Sá.

La magistrada Rosa Weber rechazó este viernes el pedido del diputado opositor Arnaldo Faria de Sá. | Foto: EFE

Publicado 2 abril 2016

El Tribunal Federal rechazó incluir las sospechas de corrupción relacionadas con Petrobas. 

Una jueza del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil rechazó incluir en el proceso del juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff unas acusaciones que vinculan a la mandataria con la corrupción en Petrobras, informaron fuentes judiciales.

>>Rousseff: "Creemos en la democracia". 

La magistrada Rosa Weber rechazó este viernes el pedido del diputado opositor, Arnaldo Faria de Sá, para que se anexaran a los cargos sobre maniobras fiscales (que sustentan el trámite del juicio) los supuestos testimonios de implicados en las corruptelas, según los que Rousseff "sabía lo que ocurría y trató de obstruir la investigación". 

Pero la jurista declaró que "no cabe intervención judicial en el trabajo parlamentario en curso". Señaló que "el propio tema pende de decisión definitiva en el ámbito de la votación del informe que será producido en la comisión especial", lo que podría ocurrir el próximo 11 de abril.

La comisión parlamentaria que analiza si existen méritos jurídicos para que Rousseff sea sometida a un juicio político ya había rechazado la semana pasada la incorporación de las denuncias que relacionan a la presidenta con el esquema de Petrobras.

>>Lula: Brasil sabe que no hay solución fuera de la democracia. 

Esta comisión, formada por 65 diputados, elaborará un documento que, de recibir aprobación, pasará al pleno de la Cámara Baja, en el que necesitará el respaldo de una mayoría calificada de dos tercios para proseguir hasta el Senado.

La Cámara Alta decidirá por mayoría simple si archiva la causa o inicia el propio juicio político, en cuyo caso la presidenta deberá apartarse del cargo durante 180 días.

Ése será el plazo que tendrá el Senado para concluir el proceso y durante el que Rousseff sería sustituida por el vicepresidente Michel Temer, quien completaría el mandato hasta el 1 de enero de 2019 si la jefa de Estado es finalmente destituida, reseña EFE. 

En contexto

La Ejecutiva enfrenta una campaña de desestabilización y desprestigio por parte de la derecha de su país. Al igual que el expresidente Lula da Silva, Dilma Rousseff ha denunciado constantemente un plan de la oposición para sacarla del poder. 
Ante este escenario, pueblos de todas partes del mundo y sus seguidores en Brasil han organizado multitudinarias marchas a favor de la mandataria. 
La presidenta Rousseff designó a Lula ministro de Casa Civil, y a partir de allí se acentuaron los ataques.
El expresidente aseguró que su intención es "ayudar a Dilma con lo que mejor sabe hacer: dialogar con todos los sectores", sin embargo, la decisión ha sido objetos de ataques de la oposición.
Para el analista en temas internacionales, Juan Manuel Karg, Lula es uno de los expresidentes mejor valorados de la historia de Brasil. Su gestión logró sacar de la pobreza a 28 millones de ciudadanos.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.