• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los refugiados se encuentran en la Casa San José de Los Maristas. (Foto: El País Uruguay)

Los refugiados se encuentran en la Casa San José de Los Maristas. (Foto: El País Uruguay)

Publicado 6 octubre 2014

Los niños que integran el grupo de 42 refugiados sirios que llegaron este jueves a Uruguay, ya se encuentran jugando fútbol y adáptandose a las costumbres de la nación suramericana, aseguró el mandatario José Mujica.

El presidente uruguayo, José Mujica, aseguró que del grupo de 42 refugiados sirios que llegó este martes a esa nación suramericana, “los niños son los que se integran más rápido”.

Los refugiados se encuentran en la Casa San José de Los Maristas, allí Mujica fue a visitar y constatar el nuevo estilo de vida al que se adaptan los ciudadanos sirios. Relató que los niños se encuentran jugando fútbol y algunos llevan la camiseta de la estrella del balompié uruguayo, Diego Forlán.

"No tiene proporción el agradecimiento que tienen (...) Ellos sienten que han salido de un infierno", dijo Mujica en relación con la crisis humanitaria en Siria generada por mercenarios que buscan derrocar al presidente de esa nación, Bashar Al Assad.

Asimismo, recordó que en febrero próximo llegará otro grupo de refugiados sirios a Uruguay y exhortó a otros países a postularse para albergar a ciudadanos sirios.

"Los primeros días de diciembre Uruguay asume la presidencia de Unasur en Guayaquil y nosotros vamos a plantear un pedido de todos los latinoamericanos de que en la medida de sus posibilidades hagan un esfuerzo sobre todo por dar un ejemplo moral", precisó.

Uruguay es el primer país latinoamericano en implementar un plan de reasentamiento de este tipo, que elaboró en coordinación con Acnur (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) y con el respaldo de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM).
El ambicioso programa, que implica ayudar a las familias a conseguir trabajo y vivienda y asistirlas durante dos años, costará al país sudamericano entre 2,5 y 3 millones de dólares.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.