• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Algunas eran esclavas sexuales u obligadas a entrar a filas del grupo

    Algunas eran esclavas sexuales u obligadas a entrar a filas del grupo | Foto: EFE

Publicado 5 mayo 2015

Casi todas las secuestradas, menores de 25 años, fueron violadas por radicales de Boko Haram.

Más de 200 jóvenes y niñas liberadas recientemente por el Ejército nigeriano del grupo extremista Boko Haram en la localidad de Sambisa (noreste de Nigeria) están embarazadas, según informe del Fondo de Población de las Naciones Unidas (FPNU).

El director del FPNU, Babatunde Osotimehin, no mencionó la cifra exacta al divulgar la noticia y solo añadió que en 2014 la organización de la ONU ayudó a más 16 mil embarazadas en el noreste del país, zona en la que Bokon Haram concentra sus ataques. 

La semana pasada, el grupo extremista liberó a  234 mujeres, jóvenes y niñas en el bosque de Sambisa, quienes estaban sometidas en campamentos de la organización como esclavas o a matrimonios forzados.

Muchas servían como cocineras o esclavas sexuales, pero también eran forzadas a integrarse a las filas de Boko Haram, y disparaban contra soldados que intentaban rescatarlas, obligadas por los extremistas.

Algunas de las secuestradas sufren el síndrome de Estocolmo

Las embarazadas son sometidas a exámenes médicos para descartar o eliminar posibles enfermedades venéreas o infecciones vaginales, incluyendo el Sida (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida), dijo Oshotimehin.

Entre tanto, las jóvenes reciben ayuda psicológica. "Lo que encontramos es que algunas de las mujeres y niñas que han vuelto tienen en realidad mucha más tensión que antes, por lo que el apoyo debe ser más intenso y hay que trabajar con ellas una a una", expresó Oshotimehin.

Ninguna de las rescatadas ha sido identificada como parte de las más de 200 niñas secuestradas de una escuela en Chibok en abril de 2014.

Hablan las víctimas

La joven Asabe Aliyu, de 23 años, fue secuestrada hace seis meses por los extremistas en su propia aldea. Es madre de tres hijos y no sabe quién es el padre del bebé que espera.

"Me secuestraron hace seis meses en Delsak cuando nuestra aldea fue invadida por Boko Haram (...) primero pasé un tiempo en un bosque cerca de Camerún, donde me convirtieron en una máquina sexual. Hacían turnos para acostarse conmigo. Ahora estoy embarazada y no puedo identificar al padre”, dijo Asabe, que actualmente está en un campamento de desplazados en Yola (este), al diario Daily Times.

La chica fue obligada a casarse con uno de sus violadores y tras ser liberada tuvo que ser atendida de emergencia por los médicos debido a las graves heridas causadas durante su cautiverio.

La maltrataban cada día y su embarazo no impidió que la agredieran.

A Lami Musa, otra de las liberadas por el Ejército nigeriano en Sambisa, le cambió la vida cuando fue secuestrada por Boko Haram. Cuenta que los radicales mataron a su marido cuando ella tenía cuatro meses de embarazo y ahora carga con una niña de tan solo días de vida.

"Secuestraron a toda mi familia y mataron a mi marido en el bosque de Kilkasa cuando estaba embarazada de cuatro meses. Nos llevaron al bosque de Sambisa, dormíamos al aire libre. Durante días estuvimos sin agua ni comida", explicó al diario Daily Times.

La suerte de Lami, que también se encuentra en el campamento de Yola, es incierta, está preocupada por la salud de su hija y la suya, pues “no me he bañado desde que di a luz al bebé. También tengo que bañar al bebé", agregó.

EL DATO: Las liberaciones se dan tras la ofensiva que el Ejército de Nigeria lanzó el 14 de febrero junto a tropas de Camerún, Chad y Níger en territorios donde ataca Boko Haram, la cual ha permitido al Gobierno recuperar el control de al menos 60 ciudades.

 

 

CONTEXTO
Hace un año, 276 estudiantes de una escuela secundaria de Chibok, una pequeña ciudad en el noroeste de Nigeria fueron raptadas por Boko Haram, lo que suscitó una ola de indignación en todo el mundo y varios países organizaron  ceremonias en su recuerdo.
Los radicales de Boko Haram luchan por instaurar la ley islámica ("sharia") en el norte de Nigeria, de mayoría musulmana, mientras que el sur del país predomina el cristianismo.
La Organización de las Naciones Unidas (ONU) indicó que desde 2009 los enfrentamientos entre el Ejército nigeriano y Boko Haram han provocado la muerte de más de 10 mil personas y más de medio millón han abandonado sus hogares.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.