• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 5 julio 2016

La sonda espacial de casi cuatro toneladas fue lanzada hace cinco años por la NASA. Efectuará una serie de 37 sobrevuelos alrededor de Júpiter. 

El año pasado fue Plutón y esta vez le toca a Júpiter. La sonda espacial de la NASA, Juno, entró este martes en la órbita del mayor planeta del Sistema Solar para investigar con sus nueve instrumentos cómo se originó, su estructura interior, la composición de su atmósfera, su campo magnético y sus auroras.

"El Día de la Independencia siempre es algo para celebrar, pero hoy podemos añadir otra razón para estar contentos", declaraba orgulloso el director de la NASA, Charles Bolden, tras la confirmación de que la nave ya orbitaba el planeta. 

La sonda Juno tratará de desvelar los misterios de este planeta que se esconde en una espesa capa nubosa. 

>>Júpiter recibe a sonda Juno con auroras boreales.

Cinco años después de su lanzamiento, Juno llegó a Júpiter, algo que "es difícil de lograr", así lo expresó el científico responsable de la misión, Scott Bolton, del Southwest Research Institute en San Antonio (Texas).

La sonda de casi cuatro toneladas, impulsada por energía solar, efectúa una serie de 37 sobrevuelos alrededor de Júpiter, la mayor parte entre 10 mil y 4 mil 667 kilómetros sobre la espesa capa nubosa, durante una misión científica de 18 meses.

Los sobrevuelos de Juno son más próximos que el anterior récord de 43 mil kilómetros, establecido por la sonda estadounidense Pioneer 11 en 1974.

Dada la distancia entre Júpiter y la Tierra, unos 869 millones de kilómetros, la señal de radio de confirmación del encendido del motor llega a los controladores de vuelo unos 48 minutos después.

Juno se colocará a partir de octubre en una órbita de 14 días que le hará pasar sucesivamente cerca de los dos polos. 

Durante sus sobrevuelos, los instrumentos de la sonda penetrarán la espesa capa de nubes para estudiar las gigantescas auroras boreales, su atmósfera y su magnetósfera.

>>Científicos anuncian reducción del agujero en la capa de ozono.

Uno de los objetivos principales de la misión será comprender mejor de qué se compone el interior, hasta ahora inobservable, del planeta gigante.

En contexto

Juno sobrevuela la superficie visible de Júpiter a menos de  cinco mil kilómetros de altitud, donde la radiación es tan intensa que destruirá sus instrumentos en pocos meses.

Es “el entorno más peligroso y hostil del sistema solar aparte del Sol”, explica Rick Nybakken, director de ingeniería de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en California, en declaraciones recogidas por Spaceflightnow.com.

Para el experto, con esta investigación “Vamos directos a su corazón” (de Júpiter). 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.