• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El hallazgo fue publicado en la última edición de la revista británica "Nature". (Foto:mensageirosideral.blogfolha.uol.com.br)

El hallazgo fue publicado en la última edición de la revista británica "Nature". (Foto:mensageirosideral.blogfolha.uol.com.br) | Foto: mensageirosideral.blogfolha.uol.com.br

Publicado 27 noviembre 2014

Una investigación realizada por la NASA y publicada en la revista británica “Nature”, indica que un muro invisible a 11 mil kilómetros de la superficie terrestre protege a los seres humanos de una radiación altamente nociva para la salud.

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por su sigla en inglés) descubrió un campo de fuerza invisible e impenetrable, a una distancia de 11 mil kilómetros de la superficie de la tierra, que protege nuestro planeta contra dosis letales de radiación.

Este jueves, la última edición de la revista británica “Nature”, divulgó el estudio en el que se utilizaron dos satélites lanzados en 2012, denominados las “Sondas de Van Allen”, en honor al científico norteamericano James Van Allen, el primero en descubrir la existencia de dos zonas de radiación de alta energía que circundan la Tierra.

Las sondas usadas por la NASA tenían como objetivo estudiar los cinturones de radiación hallados por Van Allen en 1958. En ese sentido, la pesquisa liderada por el científico estadounidense e investigador de la Universidad de Colorado (EE.UU), Dan Baker, demostró que todos los electrones con los niveles más altos de energía se mantenían bloqueados por encima de los cinturones.

Ninguno de los electrones traspasa la barrera de los 11 mil kilómetros.

De acuerdo a la investigación, en caso de que esos electrones pasen el límite de los 11 mil kilómetros y lleguen a la superficie terrestre, se produciría una radiación nociva para los seres humanos.

“Es parecido a si esos electrones estuvieran chocando con una pared de vidrio en el espacio, señaló Baker en una nota sobre el tema. “Es un fenómeno extremadamente intrigante”, agregó.

En contexto, ¿Qué son los Cinturones de Van Allen?

Son dos fajas, formadas por partículas cargadas e interpoladas en el campo magnético terrestre que rodean nuestro planeta.

Fueron descubiertos en 1958 por el físico americano James Van Allen, responsable de un experimento confiado al primer satélite artificial americano "Explorer 1".

Los cinturones son evitados por las misiones espaciales tripuladas, porque su radiación puede dañar el organismo humano.

Lea también: 2014 sería el año más caluroso

Tags

radiación

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.