• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La medida busca contener el tráfico de medicamentos.

La medida busca contener el tráfico de medicamentos. | Foto: Reuters

Publicado 24 junio 2015

Los hospitales y almacenes de medicamentos permanecen tomados por la fuerza militar desde el pasado miércoles en Honduras.

El control militar de hospitales públicos y almacenes de farmacias en Honduras no frena la corrupción, señalan expertos. La medida tomada por el Gobierno el pasado miércoles busca impedir el tráfico de medicamentos.

“Se trata de un paliativo; recurrir al Ejército es una estrategia del Gobierno que ya hemos visto en más ocasiones, porque los sectores más conservadores de la sociedad lo valoran positivamente”, manifestó el coordinador de investigaciones de la Asociación para una Sociedad Justa (ASJ), Lester Ramírez, citado por Mundo Sputnik.

La medida fue dispuesta por el caso de corrupción relacionado con el Instituto Nacional de Seguro Social (IHSS) de ese país, en el que se comprobó el desfalco por más de 120 millones de dólares.   

“En los hospitales todo se complicó con la epidemia de chikungunya y dengue, ya que no teníamos acetaminofén (paracetamol, un fármaco analgésico) para suministrar a los pacientes”, declaró el presidente del Colegio de Médicos de Honduras, Elmer Mayes.

"Después se encontró una reserva grande de medicamentos que iba a ser distribuida presuntamente de forma corrupta y, a raíz de eso, se ordenó la militarización", informó Mayes.

Meyes criticó que el gobierno recurra a la militarización para “solucionar” estos problemas porque generalmente “ellos cometen abusos al tratar con los civiles". El Gobierno autorizó el pasado miércoles la distribución de 470 efectivos del ejército y de la Policía Militar del Orden Público en 10 hospitales y tres centros de salud, donde se encargan de supervisar la entrada y salida de medicamentos.

En contexto
En septiembre de 2014, la policía de Honduras arrestó al exministro de Trabajo, Carlos Montes, acusado por soborno y agilización ilegal de procesos de pagos a empresas cuando fue miembro del Instituto Hondureño de Seguridad Social.

En este escándalo está implicado el jefe de campaña electoral del presidente Juan Orlando Hernández, así como varios políticos de su partido. De acuerdo con la Fiscalía, los montos sobrepasaban los 500 millones de dólares.

Tras conocerse el escándalo, miles de hondureños se han movilizado en las calles de ese país para protestar contra la corrupción y la impunidad, al tiempo que exigen la renuncia de Hernández. 

Lea también

Honduras: Más de 6 mil detenidos por diversos delitos en 2015


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.