• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Paz es considerado uno de los representantes más insignes de la literatura mexicana. (Foto: Archivo)

    Paz es considerado uno de los representantes más insignes de la literatura mexicana. (Foto: Archivo)

  • Las letras de Paz son reconocidas en todo el mundo. (Foto: Archivo)

    Las letras de Paz son reconocidas en todo el mundo. (Foto: Archivo)

  • El legado literario de Paz sigue siendo enaltecido. (Foto: Archivo)

    El legado literario de Paz sigue siendo enaltecido. (Foto: Archivo)

Publicado 30 marzo 2014

El Gobierno y el pueblo de México se preparan para cerrar este lunes las celebraciones por el primer centenario del nacimiento de Octavio Paz, el escritor más emblemático nacido en ese país y  único premio Nobel de Literatura mexicano.

Con un retrato coral de Paz por una veintena de personalidades, México cerrará el lunes su homenaje nacional a Paz, que incluyó nuevas reediciones, antologías y numerosos coloquios a los que asistieron otros cuatro ganadores del Nobel de Literatura.

La novelista mexicana Elena Poniatowska, ganadora del premio Cervantes-2013, expresó que "la dimensión de Paz fue la de un hombre universal".

"Era una gran celebridad. Si venía el Papa o el presidente de Estados Unidos, Paz era el primer invitado. Era el intelectual que México presumía y enseñaba como las pirámides o la Virgen de Guadalupe (...) Fue un puente entre culturas, que nos unió a Japón, a Francia, a Inglaterra", agregó la escritora.

Por su parte,  el también novelista mexicano Álvaro Enrigue, dijo citado por la agencia AFP que la creencia de que Paz era un escritor de derecha es "injusta y producto de la radicalidad".

"Basta leer lo que escribió sobre el alzamiento zapatista en febrero de 1994 para darse cuenta de que murió siendo un hombre de izquierda", señala Enrigue, reconocido con el premio Herralde 2013.

Letras y Revolución

Octavio Paz nació el 31 de marzo de 1914 en Ciudad de México pero empezó a estudiar en Estados Unidos, donde su padre se trasladó como representante del líder revolucionario Emiliano Zapata.

Aunque a su regreso cursó Derecho, Paz empezó a escribir literatura desde muy joven por la influencia de su abuelo y su extensa biblioteca.

Entre sus obras más reconocidas destaca "El laberinto de la soledad" (1950),  controvertido y esencial estudio de la identidad mexicana que incluso en la actualidad es de lectura obligatoria entre los estudiantes de liceo.

Paz llegó a la cima de la literatura al obtener el premio Cervantes en 1981 y el Nobel en 1990. Tan profunda era su erudición, su omnipresencia en toda clase de debates y la influencia acumulada que llegó a infundir temor entre los demás escritores mexicanos, que suspiraban por la aceptación de Paz al considerarla una suerte de consagración.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.