• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Protección Civil mantiene al coloso en constante vigilancia

Protección Civil mantiene al coloso en constante vigilancia | Foto: @pcjalisco

Publicado 4 agosto 2015

Tras las constantes explosiones desde el 27 de julio, la Coordinación Nacional de Protección Civil se mantiene alerta tras el incremento de actividad del volcán El Colima.

La Secretaría de Gobernación informó a través de un comunicado que las explosiones reportadas tanto por el Centro Nacional de Prevención de Desastre (Cenapred), como por la Universidad de Colima, han sido moderadas, pero constantes.

Debido al incremento en su actividad volcánica, se han registrado columnas de gases y cenizas de entre uno y dos y medio kilómetros de altura respecto al cráter, a pesar que hasta el momento no se ha reportado caída de cenizas en las comunidades cercanas.

Lea también: Más de 300 evacuados por erupción del volcán Colima en México

Las autoridades esperan que llueva en las próximas horas, como lo resalta el comunicado, en el que afirmaron que “continúa latente el riesgo de arrastre de material rocoso”.

Esto es producto de las constantes explosiones que en las últimas semanas, han dejado depósitos de material volcánico flojo en laderas, cañadas y barrancas que se encuentran alrededor del volcán.

La Coordinación Nacional de Protección Civil mantiene comunicación con las Secretarías de la Defensa Nacional y Salud, así como con la Policía Federal para tomar acciones en caso que sea necesario.

 

Lea también:  México: emergencia en cinco municipios por Volcán Colima

Una de las medidas de protección para toda la población es respetar la distancia de exclusión a actividades en las mediaciones del volcán y en la Barranca de Monte Grande a 12 kilómetros.

 

En contexto:
Es un estratovolcán ubicado en los límites de los estados de Colima y Jalisco, en México. Su parte superior cambia de lugar constantemente, por lo cual en algunas ocasiones crece y posteriormente se derrumba.
Los límites del cráter han sido borrados en su totalidad debido al ascenso de su tapón, compuesto por grandes bloques de roca. Entre 1961 y 1987, las erupciones derrumbaron las orillas del cráter y formaron acumulaciones progresivas por las laderas.
El 21 de julio de 1994, a las 20 horas, produjo dos grandes detonaciones. El 24 explotó el tapón de su chimenea y provocó temor en las poblaciones vecinas.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.