• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 23 mayo 2015

En entrevista exclusiva para teleSUR, el expresidente de El Salvador, Mauricio Funes, declaró que Monseñor Óscar Arnulfo Romero fue un pilar de sus políticas públicas entre 2009-2014.

El expresidente salvadoreño, Mauricio Funes, considera que la beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero es un reconocimiento a su lucha y un paso a la santificación, así como también constituye un reconocimiento a su esfuerzo por cambiar la forma de vida de los salvadoreños en tiempos de dictadura.

“Durante mi gestión (2009-2014) consideré a Romero pilar de mis políticas públicas (...) él siempre buscó una transformación de la sociedad salvadoreña en beneficio de los excluidos y buena parte de mi Gobierno se inspiraba en eso, transformar el país y darle más voz a los que no tenían voz”, expresó Funes en entrevista exclusiva para teleSUR.

Respecto a la ceremonia de beatificación que se realizará este sábado a las 10H00 horas (16H00 GMT), y que se espera tenga una duración de tres horas, el expresidente considera que le da un valor universal a la lucha de Monseñor.

Sigue minuto a minuto todas las incidencias de la beatificación de Monseñor Romero

Asimismo, considera que tratarse de un papa latinoamericano influye en que El Vaticano se sensibilizara sobre la labor de Romero en América Latina. El Papa Francisco abogó por la beatificación de ese mártir salvadoreño.

“Yo fui el primer jefe de Estado en pedir perdón en nombre de El Salvador por el magnicidio que se cometió contra Romero”, aseguró y reafirmó que Monseñor Romero fue una amenaza al proyecto político y económico de la dictadura.

Reafirmó, tal como indicó la Santa Sede, que Monseñor Romero fue asesinado por odio a la fe y la intolerancia por su visión pastoral. “Él no fue asesinado por su religión, porque quienes lo mataron eran católicos. Fue asesinado por su martirio y su visión social”, dijo.

Lea también: ¿Qué pasó con los asesinos de Monseñor Romero?

Óscar Arnulfo Romero, también llamado popularmente “La voz de los sin voz” fue asesinado el 24 de marzo de 1980 mientras ofrecía una misa. Romero abrió las puertas de la Iglesia a las víctimas de la dictadura en El Salvador y exhortó al cese de las represiones y a la conciliación del país.

Así fue el proceso de beatificación de Monseñor Romero:

 

¿Cuál crees que sea el mayor legado de Monseñor Romero?


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.