• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Las calles de la capital peruana registraron este miércoles una situación violenta tras un enfrentamiento entre la policía  y los mineros informales. (Foto: El Comercio).

    Las calles de la capital peruana registraron este miércoles una situación violenta tras un enfrentamiento entre la policía y los mineros informales. (Foto: El Comercio).

Publicado 26 marzo 2014

Lo que inicio como una protesta pacífica por parte de los mineros informales de Perú, culminó en un enfrentamiento entre manifestantes y policías. El hecho dejó como resultado la detención de al menos 23 trabajadores, entre ellos tres mujeres y varios heridos.

Así lo informó este miércoles el corresponsal de teleSUR en Perú, Jaime Herrera, quien además precisó que a la protesta se sumaron miles de mineros quienes en su intento de llegar hasta la sede de Gobierno en Lima (capital), fueron detenidos por los efectivos policiales de ese país.

El periodista narró que los trabajadores de la minería reclaman que hasta la fecha el presidente de Perú, Ollanta Humala no los haya incluido en las mesas de diálogos que adelanta su Gobierno. En otro punto, agregó que los manifestantes exigen garantías por parte de las autoridades nacionales.

Más temprano, el jefe del Gabinete Ministerial de Perú, René Cornejo, ofreció una rueda de prensa donde rechazó los actos de violencia que según él, fueron iniciados por los mineros informales que hacen vida en ese país andino.

Aseguró que el Gobierno nacional no aceptará que a través de la violencia la clase trabajadora imponga un ambiente desestabilizador en la nación. “La salida a los problemas es el diálogo y vamos a trabajar para consolidar la buena convivencia para todos”, dijo.

Por su parte, el jefe de la Región Policial de Lima, Salvador Iglesias, informó que al menos mil 500 funcionarios fueron desplegados para garantizar las seguridad de todos los que asistieron a la marcha que terminó de manera violenta.

El pasado 20 de marzo con cascos azules y blancos sobre sus cabezas miles de mineros informales se apoderaron de las calles de Lima (capital de Perú), para exigir al Gobierno de Hollanta Humala la ampliación del plazo para su formalización.

Desde entonces, la situación ha generado mayor descontento para los trabajadores de la minería, quienes en su intento por ser escuchados se han convertido en víctimas de la represión de muchos funcionarios policiales de ese país.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.