• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El mandatario despidió al Buque Escuela Simón Bolívar de la Armada Nacional Bolivariana.

El mandatario despidió al Buque Escuela Simón Bolívar de la Armada Nacional Bolivariana. | Foto: @PresidencialVen

Publicado 23 mayo 2015

El mandatario venezolano Nicolás Maduro afirmó que el recién proclamado beato, Monseñor Óscar Arnulfo Romero, “dio testimonio de defensa ante las injusticias”.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo este sábado que “Monseñor Romero abrazó la causa de la defensa de los pobres en tiempos de gobiernos represivos”. Su pronunciación se dio poco después de que Óscar Arnunfo Romero fuera proclamado beato en una ceremonia realizada en la Plaza Salvador del Mundo, en la capital de El Salvador.

“Monseñor logró el más alto nivel de liderazgo de la iglesia católica en Centroamérica. Se lanzó a los barrios a los campos y dio testimonio de defensa ante las injusticias”, manifestó Maduro.

El mandatario venezolano se encontraba en el terminal Marítimo José María Vargas, en el estado Vargas (centro-norte), donde despidió al Buque Escuela Simón Bolívar, de la Armada Nacional Bolivariana, que zarpará este sábado con el objetivo de participar en el XXVII Crucero de Instrucción al Exterior 2015.

También mediante un comunicado, el presidente Maduro saludó al Gobierno y al puedo de El Salvador por la beatificación de  Óscar Arnulfo Romero. En el texto resaltó que este reconocimiento “reivindica la unión espiritual que hay entre los más pobres y la fe cristiana en su esencia más íntegra”.

Este sábado, Monseñor Óscar Arnulfo Romero fue proclamado beato, siendo el primero de Centroamérica, durante una ceremonia celebrada en la Plaza Salvador del Mundo, en la capital salvadoreña, con la presencia de miles de devotos, sacerdotes y Jefes de Estado.

Acerca de Monseñor Romero:
Nació en una familia humilde de El Salvador el 15 de agosto 1917, en Ciudad Barrios departamento de San Miguel (este). Fue el segundo de ocho hermanos, hijo de Santos y Guadalupe. Fue un incansable luchador de los derechos humanos, abría las puertas de la Iglesia a los campesinos desplazados.
Realizó denuncias de la violencia militar y fue asesinado en marzo de 1980 para callar su voz en pro de esta lucha. Fue ordenado sacerdote el 4 de abril de 1942 a la edad de 24 años.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.