• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
De los millones de refugiados que han logrado llegar a Europa, un gran número lo conforman mujeres que se encuentran solas con sus hijos.

De los millones de refugiados que han logrado llegar a Europa, un gran número lo conforman mujeres que se encuentran solas con sus hijos. | Foto: Acnur

Publicado 8 mayo 2016

A diario miles de mujeres toman la decisión de huir con sus familias de las guerras o conflictos en sus países. Se enfrentan a largas y peligrosas travesías con la esperanza de encontrar una mejor vida para los suyos.

Los conflictos, guerras, ataques terroristas, situaciones precarias de vida e incluso catástrofes naturales han obligado a millones de personas a huir de sus países en búsqueda de un mejor futuro.

Según un reporte de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en lo que va de 2016 han ingresado por mar a Europa más de 169 mil refugiados, miles de estas personas son mujeres que, teniendo sobre sus hombros el peso de cuidar de sus hijos y familias, deciden emprender una larga y peligrosa travesía hacia el exilio con la esperanza de tener una vida segura.

Ser madre y refugiada no es una tarea fácil. A diario, estas mujeres ejemplares enfrentan situaciones complejas, y con su lucha y resiliencia poco a poco logran construir una nueva vida para sus familias.

>>Ban Ki-moon: crisis de refugiados sirios exige más solidaridad

Una lucha que las llevó a Italia

En un contexto en el que Europa se enfrenta a una de las peores crisis para acoger a los refugiados que llegan huyendo de conflictos en sus países, la asociación católica Comunidad de San Egidio, con colaboración del Gobierno italiano, organizó un proyecto llamado “Corredor humanitario”, con la finalidad de evitar a varias familias la peligrosa travesía en el mar.

EL DATO: A través del los “corredores humanitarios”, la Comunidad de San Egidio, la Federación de las Iglesias evangélicas y la Iglesia Valdese buscan trasladar legalmente a unas mil personas en los próximo dos años.

El pasado 3 de mayo 101 refugiados sirios, procedentes de Beirut, arribaron a Italia en un vuelo regular de Alitalia, y según se conoció, de este grupo de trasladados, la mayoría son mujeres, debido a que se han escogido a las familias más frágiles, sobre todo a madres solas con hijos y enfermos.

Ruba, una mujer refugiada que vivía con su esposo y su hijo de 8 años en una pequeña casa en Beirut, por la que pagan 650 euros (743,8 dólares) al mes, es una de las madres que junto a su familia recibió este beneficio.

Desde hace mucho tiempo tenía su equipaje listo para cuando el día llegara, y lamenta no poder llevar nada que le recuerde a su país, debido a que no pudo llevar consigo ningún bien.

Esta familia es siria y huyó de la región de Hassakeh debido a la guerra y a la persecución religiosa contra los cristianos. Llegaron a Líbano el 8 diciembre de 2015, donde sobreviven gracias a sus familiares.

"Todo lo hacemos por Marcos, es un regalo de Dios porque tanta gente no puede tener hijos y nosotros con nuestros problemas físicos lo hemos podido tener y sacar adelante, por ello todo lo que hacemos es por él. Es nuestra fuerza y nuestros ojos", relata Ruba, que con una fuerza arrolladora ha sido quien ha conducido a su familia a Líbano y ahora a Italia.

>>Unicef pide a la UE protección para niños migrantes

Otra de esas madres sirias, que llegó a Italia a través de este proyecto, vivía, con su hija y dos nietas de 10 y 7 años, en un barrio periférico de Beirut, donde no llega ningún medio de transporte.

Ninguna de ellas quiere dar a conocer su nombre o ser grabadas porque tienen miedo de las represalias, pues uno de los hijos, cuya foto preside la pequeña habitación en la que viven, fue capturado en Damasco en un puesto de control cuando comprobaron que procedía de una zona donde viven los católicos.

Esta familia también ha sido elegida por San Egidio debido a las dificultades que dos mujeres solas y dos niñas tienen en Líbano.

"Quiero alejarme de este país, quiero alejarme de Siria, de un Oriente Medio que nos ha dado la espalda y creo que en Italia volveremos a tener un futuro, sobre todo mis nietas", dice la mujer al preguntársele si está nerviosa por este viaje que le cambiará la vida.

Historias de cerca

Nisrine, de 34 años de edad, es una mujer siria, viuda y madre de cinco hijos, es una de las miles de personas que llegaron a Idomeni (Grecia). Las condiciones de vida en este asentamiento son muy duras y lo que más le preocupaba era la salud de sus hijos y poder llegar a un lugar donde rehacer su vida con ellos. “Dios me da fuerzas para cuidar a mis hijos”, asegura.

Nyuot Duop (24 años) caminó durante 12 días con sus hijos para buscar seguridad cuando los combates llegaron a su aldea en Sudán del Sur. Huyó a la ciudad de Leer y allí se reencontró con familiares que también habían huido de la violencia.

>>UE analiza nuevo plan para la acogida de refugiados 

En contexto
Según la Comunidad de San Egidio, los corredores humanitarios prevén la llegada a Italia, durante dos años, de mil refugiados.
De este total se prevé que 600 aproximadamente procederán del Líbano, en su mayoría sirios que han huido de la guerra; otros 15 de Marruecos, donde llega gran parte de las personas que provienen de países subsaharianos afectados por las guerras civiles, mientras que de Etiopía viajarán 250, divididos en eritreos, somalíes y sudaneses.
Tras la evaluación de los resultados de esta primera fase del proyecto, que cuenta con un presupuesto de dos millones de euros, se valorará la posibilidad de continuar.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.