• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El exmandatario considera que el allanamiento a su residencia fue un asunto parcial.

El exmandatario considera que el allanamiento a su residencia fue un asunto parcial. | Foto: Plano Informativo

Publicado 6 julio 2016

El expresidente de Brasil y su defensa insisten en que el jurista debe ser retirado de la investigación. 

Los abogados defensores del exmandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, solicitaron este miércoles que el juez responsable del caso en su contra, Sergio Moro, sea apartado porque el magistrado ha mostrado parcialidad en su proceder. 

>>Lula: decisión de luchar por un Brasil más justo es inamovible.

Moro es el principal responsable de la investigación de Petrobas y el encargado de "juzgar" los motivos que buscan determinar si en realidad Lula cometió los presuntos delitos de ocultación de patrimonio, lavado de dinero y falsificación de documentos. 

El exmandatario ha negado muchas veces estas acusaciones, que intentan enlodar su imagen por tratarse de un líder progresista, que aún goza de mucha popularidad y admiración de cara a un nuevo y posible escenario electoral, más aun con la baja aceptación que tiene el presidente interino Michel Temer

Los defensores de Lula pidieron este miércoles ante la Justicia que Moro admita que fue "parcial" al momento de analizar el caso del expresidente, uno de los más carismáticos de Brasil y quien puede ser candidato para las elecciones de 2018.

Estos juristas apoyan su solicitud en unos supuestos "actos arbitrarios" realizados por el juez, entre los que cita la autorización de Moro para divulgar unas grabaciones que Lula supuestamente mantuvo con diferentes aliados políticos, entre ellos, la presidenta apartada Dilma Rousseff.

Los abogados también se refieren al pedido de conducción coercitiva contra Lula el pasado marzo, cuando Moro envió a la Policía al domicilio del expresidente para que lo escoltaran hasta una comisaría.

Lula no teme ser investigado ni juzgado pro cualquier juez: quiere justicia y un juicio imparcial

En contexto

Las causas contra Lula da Silva estaban inicialmente en manos de Sergio Moro, luego pasaron a la Corte Suprema, cuando el expresidente fue nombrado ministro del gabinete de Dilma Rousseff. 

El magistrado Teori Zavascki, uno de los once miembros de la Corte, reenvío el caso a manos de Moro, aprovechando que Lula carece de la condición de aforado. 

Tanto Da Silva como Rousseff denuncian una campaña en su contra orquestada por políticos de derecha nacional e internacional, con la intención de posicionarse nuevamente en la región y acabar con logros de gobiernos progresistas. 

Hasta ahora no se han revelado pruebas fidedignas que demuestren las imputaciones contra estos líderes en Brasil. Las calles siguen caldeadas de personas que exigen justicia, el regreso de Rousseff y un próximo mandato de Lula da Silva. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.