• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Publicado 23 marzo 2016



El expresidente de Brasil, Lula da Silva, dijo que aceptó el cargo de ministro de Casa Civil para ayudar a Dilma Rousseff y al pueblo brasileño.

El exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva aseguró este miércoles que no aceptarán un golpe de Estado en esa nación que ha vivido unos 28 años de democracia.

"Nosotros ganamos las elecciones y ellos tienen que respetarlo. Si quieren la presidencia que esperen a 2018. Yo esperé pacientemente hasta ganar, entonces ellos que se preparen. No vamos a aceptar un golpe en este país", dijo.

"No podemos aceptar un golpe a Dilma (Rousseff)", reiteró Da Silva en un encuentro con sindicatos del Partido de los Trabajadores (PT).

El pasado martes, la profesora de periodismo de la Universidad Federal Fluminense (UFF), Sylvia Moretzsohn, denunció que los medios de comunicación empresariales crean el contexto político para dar un golpe de Estado contra la presidenta Dilma Rousseff.

Moretzsohn manifestó que la opinión pública está consciente de que el principal canal de televisión Rede Globo manipula la información contra Rousseff.

Lula da Silva no le tiene miedo a las investigaciones judiciales

Lula da Silva demostró que no tiene miedo a las investigaciones que pesan sobre él. Asimismo, precisó que no quiere que las personas sean aprehendidas por la desinformación de los medios de comunicación antes de ser investigados debidamente y sin violar los derechos humanos.

Las adversidades para lidiar con los conservadores de la élite de ese país no permiten que personas sin posibilidades económicas entren en esas esferas del poder porque no pertenecen a su entorno económico, agregó.

Asimismo, denunció que la derecha local no deja gobernar a la actual mandataria Dilma Rousseff, sin embargo, determinó que el acto de solidaridad con la dignataria es prueba de que las personas están cansadas de ver tantas mentiras en los medios de comunicación.

"Es importante que los dirigentes sindicales sepan que yo acepté (el cargo de ministro de Casa Civil) porque yo puedo ayudar a Dilma con lo que más sé hacer en la vida, conversar con los que están a favor, con los que están en contra, escuchar a las personas", expresó Da Silva.

Brasil vive el mayor período de democracia con el PT

Ante la amenaza de un posible juicio político que evalúa la Comisión especial de la Cámara de Diputados contra la presidenta Dilma Rousseff, Lula da Silva mostró confianza en los líderes del PT que rechazan constantemente la estrategia para destituir a la mandataria.

Recordó cómo en los 28 años de democracia, los trabajadores ayudaron a crear partidos y conquistas para la democracia.

Calificó el hecho como "coraje excepcional” pese a que la derecha local no creía que “el peón” estaba preparado y no tenía habilidades para gobernar un país.

“Ustedes saben que nunca en nuestra historia un presidente conversó tanto con sindicalistas, gobernadores, mujeres, hombres, con los medios de comunicación que me adoran; yo conversaba con ellos”, manifestó.

Destacó que ese país suramericano vive el mayor período de tiempo en democracia.

En contexto

Desde el año pasado, el Congreso y la derecha de Brasil pusieron en marcha un plan para difamar el Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff y desprestigiar los logros alcanzados en beneficio del pueblo, mediante intentos de enjuiciar a la jefa de Estado por el caso de corrupción en la estatal Petrobras.

Por ahora, el Congreso evalúa destituirla y, en caso de que la acusación a Rousseff proceda, estiman separarla por 180 días de sus funciones mientras investigan.

El exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, por su parte, también es investigado por el caso. El 4 de marzo fue detenido de manera arbitraria por unos 200 efectivos de la Policía Federal de Brasil que allanaron su casa.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.