• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 4 marzo 2016

Movimientos sociales salieron a las calles para expresar apoyo a Lula da Silva tras su detención arbitraria y coercitiva por el caso Petrobras.

El expresidente brasileño Luis Inácio Lula da Silva recordó este viernes que durante su mandato (2003-2010) Brasil pagó su deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y se convirtió en acreedor.

"Desde entonces Brasil no debe más nada, ahora Brasil es acreedor", dijo Da Silva tras explicar que en 2005 contactó al entonces director gerente del FMI y le dijo que su país saldaría su deuda con ese organismo internacional.

El exmandatario brasileño asistió al acto de solidaridad de los movimientos sociales tras su detención arbitraria y coercitiva para declarar por el caso Petrobras. 

>> Los objetivos ocultos que rodean la detención de Lula da Silva

Lula da Silva, frente a miles de asistentes, indicó que aún faltan muchos cambios en Brasil al referirse a las políticas sociales implementadas durante su gobierno y que ahora continúa la mandataria Dilma Rousseff.

También señaló que ha sido ofendido muchas veces "a través de la ignorancia de la élite de nuestro país".

Rousseff criticó detención arbitraria de Lula

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, expresó este viernes su "integral disconformidad" con la detención y traslado arbitrario e ilegal del exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva para declarar ante la policía por el caso de Petrobras.

Indicó que el Partido de los Trabajadores (PT) nunca se había negado a proporcionar información para la operación "Lava Jato".

"Manifiesto mi integral disconformidad con el hecho de que un expresidente de la República que, por varias veces, compareció voluntariamente para prestar declaración ante las autoridades competentes, sea ahora sometido a una innecesaria conducción coercitiva para prestar declaración", señaló la mandataria en un texto firmado por ella y distribuido a la prensa.

Rousseff calificó como "desproporcionada" la actuación de la Policía Federal al momento de su detención arbitraria.

En contexto

En horas de la mañana de este viernes la Policía Federal de Brasil allanó la residencia del expresidente de esa nación, Luiz Inácio Lula da Silva, quien posteriormente fue llevado a rendir declaraciones en calidad de detenido por el caso de corrupción en Petrobras. Tres horas después fue puesto en libertad.

La detención del expresidente brasileño se llevó a cabo como parte de las investigaciones dirigidas por el juez federal Sergio Moro por el caso de sobornos de grandes constructoras hacia directivos de Petrobras a cambio de contratos con la petrolera estatal.

Desde que salió a la luz pública el caso de corrupción en Petrobras, la oposición brasileña pretende vincular a la presidenta Dilma Rousseff y a los miembros del PT en este caso para solicitar su destitución.

Activistas, intelectuales y políticos denunciaron que se trata de un "golpe de Estado", "espectáculo mediático" y "operación política" contra el expresidente brasileño.

>> Cinco claves para entender el caso de corrupción en Petrobras


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.