• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Director general de la FAO realiza visita de dos días a Nicaragua. (Foto: Archivo)

Director general de la FAO realiza visita de dos días a Nicaragua. (Foto: Archivo)

Publicado 21 mayo 2014

El asturiano Luis Enrique Martínez, nuevo entrenador del Barcelona para las dos próximas temporadas, anunció un año de cambios, en el que el club azulgrana se quedará "con todos los jugadores importantes" que tiene en la plantilla y se reforzará "en todas las líneas".

Luis Enrique Martínez vivió su primer día como barcelonista con la intensidad que le caracteriza. La prensa deportiva reseñó que envió reconocimientos a Pep Guardiola y a Louis van Gaal, también a Leo Messi y a Javier Mascherano, y solo en el caso de Xavi Hernández dejó una duda razonable sobre los planes de futuro que tiene para él, algo que se decidirá tras el Mundial.

"Llego dispuesto a disfrutar muchísimo", dijo Luis Enrique, quien no siente vértigo ante el reto que se le presenta y ha aplazado las decisiones sobre altas y bajas a los próximos días, en las reuniones que mantendrá con el director deportivo, Andoni Zubizarreta.

"El club lo sabe, nos reforzaremos en todas las líneas, será lo mejor para todos", dijo.

También se refirió a las declaraciones realizadas por Leo Messi a su llegada a Argentina: "Si no me quieren o dudan de mí, no tengo problema en irme". Al respecto, el entrenador dijo que está "encantado" de tener al mejor jugador del mundo en la plantilla.

"Es algo que me motiva mucho (recuperar la mejor versión del argentino). Él está encantando de estar aquí, el club le acaba de renovar y no puede haber un nexo de unión más grande", sentenció Luis Enrique.

Añadió que Messi aporta "muchas más cosas que goles" y expresó que el argentino "va a ser un referente único". Dio el papel protagonista a Messi, pero también a Iniesta, a Neymar y a los jugadores importantes de la plantilla, así como "a todos los jóvenes de la cantera", a los que va exigir "muchísima hambre".

Cuando se le consultó sí iba a poner en práctica una política de "mano dura", contestó: "Los futbolistas son personas, juegan muy bien, los admiro como socio y aficionado y les ayudaré. Mi trabajo es que ese objetivo sea global, no individual. No necesitan mano dura, sino comunicación, ir juntos de la mano, soy muy exigente. Lo más importante es que los jugadores disfruten de los entrenamientos, que disfruten de su profesión, una profesión que pasa muy rápido".

Promete jugar siempre al ataque. "Intentaremos hacer ese fútbol atractivo que ha enganchado a millones de personas en el mundo. Vamos a jugar de la misma manera, le daremos los matices precisos y espero encontrar una versión muy efectiva y atractiva. Me veo capaz, creo que puedo aportar cosas a los jugadores y al club".

Admitió que este reto es uno de los más importantes de su carrera. "Cuando me despedí del Barça B como entrenador -estuvo tres años- me dijeron hasta luego y hoy han cumplido su palabra. Hoy es un día en el que se cumple todo a lo que puede aspirar un entrenador".


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.