• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
En su visita a Colombia, los sumos pontífices hablaron sobre la justicia con los campesinos y el término del narcotráfico y guerras.

En su visita a Colombia, los sumos pontífices hablaron sobre la justicia con los campesinos y el término del narcotráfico y guerras. | Foto: colombia.com - diariodelhuila.com

Publicado 1 septiembre 2017

El papa Francisco visitará el país suramericano entre el 6 y 10 de septiembre.

El Nuncio Apostólico en Colombia, monseñor Ettore Balestrer, confirmó que el papa Francisco visitará el país suramericano entre el 6 y 10 de septiembre.

"El papa quiere venir al encuentro de los colombianos. Viene por quienes están en las ciudades y por los que viven en el campo y tienen una cultura y unas necesidades diferentes; por los ricos y por los pobres; por los jóvenes y por los ancianos", expresó Balestrer.

El representante del Vaticano recordó que el papa solo visitará Colombia. A su juicio, la visita del sumo pontífice no es algo común.

A su paso por el país Francisco visitará las ciudades de Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena.

La visita papal concuerda con el proceso de paz en ese país entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC- EP) y el Gobierno colombiano. 

En una oportunidad Francisco sostuvo: "yo quisiera ir cuando todo esté blindado, cuando ya no se pueda ir para atrás".


Otros papas que han visitado Colombia

El 1° de julio de 1986, Juan Pablo II, actualmente santo de la iglesia católica, aterrizó en el aeropuerto El Dorado, Bogotá. Saludó desde el avión, salió y besó el suelo. De acuerdo a la prensa local,  fue recibido con honores y minutos más tarde estaba montado en el papamóvil rumbo a la Catedral Primada, en medio de una multitud que lo aclamaba.

Fueron 10 ciudades las que el papa polaco recorrió. La jornada fue bautizada como los "siete días blancos" en los que se realizaron misas y celebraciones multitudinarias.

Juan Pablo II pidió a la insurgencia abandonar las armas. Foto: calendario-colombia.com

El padre Camilo Bernal, exdirector del Sena y uno de los delegados para la organización de aquella visita papal, comentó que la presencia de Juan Pablo II sirvió para menguar los ánimos en un momento muy doloroso para el país, ante episodios como la toma del Palacio de Justicia y la tragedia de Armero (Tolima), donde sus habitantes padecieron la fuerza de una avalancha que dejó más de 25.000 fallecidos. 

“El papa vino a renovar el poder de la oración, con la huella que había dejado en todo el mundo y con su palabra poderosa”, agregó Bernal al recordar que uno de los momentos más emotivos de este acontecimiento se registró cuando Juan Pablo II se arrodilló ante la cruz gigante levantada en Armero y oró por las víctimas de la catástrofe.

Juan Plablo II sostuvo que se debía dar un trato más digno a los campesinos y trabajadores para cesar la violencia desatada por el narcotráfico.


Llegada de Giovanni Battista Montini, Pablo VI

El 22 de agosto de 1968 marcó la historia del país suramericano, cuando Giovanni Battista Montini se convirtió en el primer papa en visitar Latinoamérica.

A su llegada al país, y antes de saludar al entonces presidente Carlos Lleras Restrepo, se arrodilló y besó el suelo; el acto fue considerado como un gran gesto de humildad y significó la imagen más importante de su periplo por Colombia.

Durante su paso por el país, visitó el barrio Venecia, casó a 24 parejas y celebró una misa en el Templete Eucarístico, hoy Parque Simón Bolívar.

Pablo VI reiteraba en sus intervenciones la necesidad de justicia con los campesinos. Foto: diariodelhuila.com

El país se preparó durante meses para la llegada del pontífice. Obras como el barrio que lleva su nombre, en Bogotá, y la ampliación y construcción de vías adornaron a la capital y aún perduran.

El papa Pablo VI inauguró el 39° Congreso Eucarístico celebrado en Bogotá. Durante el evento hizo un llamado a la necesidad de justicia para los campesinos para que la sociedad no se viera envuelta en un marco de creciente violencia.

Tal sería el impacto de su visita que tiempo después se construiría un barrio con el nombre de Pablo VI alrededor del Parque Simón Bolívar.

En sus intervenciones reiteraba la necesidad de justicia con los campesinos. De lo contario, dijo el sumo pontífice, la sociedad se vería ante una situación de mayor violencia a la que se vivía en ese entonces.

El sábado 24 de agosto de 1968, aún con un ambiente cristiano rebosante, el Pablo VI se despidió del país con unas palabras que, al igual que su imagen besando el suelo a su llegada, no se desvanecen: “No te decimos adiós, Colombia, porque te llevamos más que nunca en el corazón”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.